Línea de fondo

Santiago Cordero

Santiago.cordero@jerez.es

A vueltas con Mou

El salario no mide la importancia del trabajo

HACE tiempo que no escribía sobre Mourinho, uno de los entrenadores más laureados y más controvertidos del siglo XXI. Mou nos tiene acostumbrado a sus polémicas actuaciones tanto en los partidos, como, sobre todo, alrededor de los encuentros. Con unos planteamientos futbolísticos ultraconservadores muy cuestionados, el entrenador luso, en este mundo de capitalismo extremo, ha llegado a triunfar por el resultado final obtenido.

Un 'artista' a la hora de utilizar los medios para llevar el ambiente de un partido justo al nivel de excitación que a él le gusta, nos ha dejado muchos capítulos en los que hemos sentido vergüenza ajena. La última y vomitiva perla de Mourinho fue este fin de semana, tras perder en casa cero a tres frente al Inter de Milán. Históricamente Mou ha despreciado el trabajo de los periodistas, pero aquí ha dado un pasito más. Cuando tras esta derrota un periodista le iba a formular una pregunta, el portugués le espetó: "Tu trabajo es mucho más fácil que el nuestro, por eso ganamos mucho más que tú".

Es evidente que el comentario está lleno de falta de respeto, desprecio, engreimiento y mucha soberbia. No solo ataca a un periodista sino que generaliza a toda una profesión, aunque para mí la chulería de este personaje no acaba ahí. Si su razonamiento fuera cierto, entonces todas aquellas personas que cobren menos que él tienen un trabajo más fácil, es decir, un cirujano, cualquier médico, minero, bombero, por supuesto hasta un profesor.

Desgraciadamente, Mou vive en su burbuja futbolera que, a falta de sangre en la arena del circo, ofrece sacrificios en forma de regates y goles en el césped de un estadio a una muchedumbre embrutecida que purga su alienación y su mediocridad de lunes a viernes gritando enfervorecida por sus ‘colores’ durante un par de horitas semanales.

Mou se cree un semidios romano que está por encima de cualquier mortal, sin saber que es una pieza más de un vastísimo engranaje para hacer dinero apelando a los impulsos y emociones más animales del ser humano. Ser entrenador de fútbol tiene su mérito, como serlo de cualquier especialidad deportiva. Pero que no se crea Mou que el está contribuyendo a mejorar la sociedad, que no se compare con los que han conseguido la vacuna contra el Covid, ni con un profesor o profesora de pueblo, estos últimos tienen en sus manos la modelación y formación de las futuras generaciones. Zapatero a tus zapatos y Mou a tus millones y tus patadas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios