Crónica Levantisca

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

Lola se quemó

Villarejo es la porquería de Interior convertido en empresario de fluidos, el editor de la mierda madrileña

Este país ha sido siempre muy tolerante con los funcionarios que someten al Estado a chantaje, lo fue con el espía Perote, que robó las microfilmaciones del hoy Centro Nacional de Inteligencia, y lo es con el comisario Villarejo. En latitudes más septentrionales, a estos tipos les da por intoxicarse con mejillones y, en otras más occidentales, son lavados en casa, salen la mar de limpios, se trata de servidores en los que el Estado ha depositado unos poderes excepcionales y digamos que pasan por otra jurisdicción.

José Villarejo, actualmente en prisión, ha sido la única fuente de buena parte del llamado periodismo de investigación en España. "Llama a Villarejo a ver qué tiene", aconsejaba un director de esos de la basura a uno de sus redactores especiales. Y Villarejo, que conoce los agujeros de medio Madrid, siempre respondía.

El último gran servicio al Estado fue la Operación Cataluña, la pala de mierda que le echó a los Pujol, Trias y Mas por todo lo alto con información buena, mala y averiada, razón por la que ningún juez podrá llevar a buen puerto estas corrupciones.

El comisario Villarejo, como en su día hizo Mario Conde con lo que supo de los GAL, ha intentado chantajear al Rey, pero Juan Carlos I ya es materia caducada. Así que ha tenido que recurrir a alguien del gremio, la fiscal Dolores Delgado, hoy ministra de Justicia. Perro no come perro, Villarejo, nadie te va a sacar de prisión por mucho que reveles todas las grabaciones de los jueces y fiscales a los que complacías en tu escuela de derecho.

Villarejo es la porquería de Interior convertido en empresario de la basura y los fluidos, el editor de la mierda madrileña, el Pantaleón del poder, la verdad de los conspiranoicos.

¿Y la ministra de Justicia? Ah, la ministra ya está dimitida. Aunque Pedro Sánchez no se lo pida, y no se lo va a reclamar porque no puede darle más carnaza a la bestia, Delgado está inhabilitada para gestionar la administración del juicio al procés, que es para lo que vino. Y lo está porque ha mentido y porque ahora carece de autoridad ante los suyos, ante una casta que estará repasando su biografía particular. La ministra está quemada y, lo peor, es que también lo está quien fuese la fiscal coordinadora de la lucha antiterrorista de la Audiencia Nacional. Tardará algún tiempo más en caer, ése no es el asunto, la verdadera victoria llegará cuando Villarejo no salga del trullo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios