CATAVINO DE PAPEL

Manuel Ríos Ruiz

Loor y pleitesía a La Paquera de Jerez

EN nuestro "Callejero lírico jerezano", aparece una copla que dice: "Cuando canta La Paquera/ la gloria llena las calles/ de Jerez de la Frontera". Nuestra amistad con Francisca Méndez Garrido, al ser de la misma edad, al igual que con Terremoto, deviene desde que los chiquillos y chiquillas vestíamos los jerseis de Auxilio Social, en los primeros años cuarenta. Después, en los madriles, cuando La Paquera de Jerez era más que la reina, era la emperaora del cante, tuvimos la satisfacción de producir varios de sus últimos discos, entre ellos "Antología de la canción española", "Premio Nacional Niña de los Peines" y "La Paquera por sevillanas", para la firma CBS, con la magnífica colaboración de dos guitarristas de sus preferencias: Manolo Sanlúcar y Parrilla de Jerez. Entonces corrían los primeros años setenta. Y andando el tiempo, hace unos cuatro años, y tras su muerte, apareció nuestro libro-reportaje "La Paquera de Jerez, genio y figura del cante". editado por el Servicio de Publicaciones de la Diputación de Cádiz. Lógicamente, la fundación en Jerez de una Asociación Peña Flamenca Amigos de La Paquera, presidida por nuestro buen amigo y gran aficionado Juan Salido Freyre., nos llena de satisfacción, porque ya era hora de que así se le rindiera loor y pleitesía a una artista inigualable e inolvidable, que ha paseado el nombre de Jerez por aquende y allende nuestras fronteras. Esperamos que la nueva entidad flamenca jerezana, sea un baluarte más de la categoría flamenca de nuestra tierra. Como tantas veces hemos escrito, fue una cantaora de excepción. Lo fue por su peculiar concepción de su arte. Y a primera vista, la cualidad más característica de La Paquera de Jerez era el poderío de su voz. Algo que posiblemente ensombrecía otros aspectos igualmente sumamente positivos de su indiscutible personalidad flamenca, pero que seducía y sugestionaba desde la salía, creando una gran expectación y la atmósfera propicia en el auditorio, con la singularidad de aportar matices al género. Y lo nuevo en arte es uno de los valores necesarios en cada obra. La Paquera de Jerez, en cierto sentido, renovó el cante con su arrolladora personalidad y su desparpajo cantaor, respondiendo a la teoría cierta de que las mentalidades abiertas, los espíritus creadores, hallan dentro de sí una forma distinta de afrontar y expresar su concepción artística desde lo heredado, para que la renovación estética y musical no rompa la tradición, las estructuras básicas.

Y nadie imponía mayor personalidad en un escenario que La Paquera de Jerez. Su temperamento trasmitía un mensaje tan palpable de personalidad profesional y artística que nos explicaba el quid del ser flamenco, en una palabra. Por eso tienen origen los siguientes versos: "Su salía es como un cante/ hecho de tirabuzones/ y en su música flamenca/ de alucinados temblores/ se engrandecen los melismas/ por sus melos y clamores./ Un ole redondo suena/ y tiritan los faroles./ Por la voz de La Paquera/ los duende a troche y moche/ le van tirando pellizcos/ a todos los corazones." Tal vez la misión primordial de la peña de su nombre, puede ser la de reunir toda su discografía, ahora tan desperdigada y desconocida para los jóvenes cabales. Qué mejor loor y pleitesía se le puede rendir a nuestra inmortal cantaora.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios