Antonio / Gallardo

La nochevieja de María EsplendoresLos Reyes Magos visitarán el Casino

Esta Nochevieja pasada María Esplendores decidió pasarla en el Camposanto, porque se acordaba de su madre, la pobre… Pidió un taxi y no se lo dieron porque es verdad que nadie da nada. Así es que esperó al autobús que lleva hasta casi el Campamento del Silencio, y al caer la tarde, se coló en el venerable recinto. Llevaba su bola de adivinar mentiras metida en una capacha junto a un termo con café con leche y un paraguas negro de esos que se doblan y parecen un pavo caducado. Sobre las doce de la noche sintió hambre y se comió dos huesos de santo que encontró en un nicho sin lápida ni perrito que le ladre. Se bebió el termo de café con leche y eructó tres veces. Los eructos fueron como tres truenos lejanos que atrajeron la lluvia en pocos minutos. María Esplendores se metió con dificultad en el nicho y después de entrar de nuevo, un olor a huesos de santos olvidados acaparó el estrecho aposento. Rezó todo lo que sabía, que era bien poco. Y luego bastante aburrida cogió la bola y se la enchufó en las fosas nasales, porque en la morada de los finados para qué puñetas se necesita un enchufe. Se iluminó la bola y apareció en ella la imagen de su santa madre a la que María Esplendores reconoció enseguida:

-¡Momaíta de mi arma, cálegría de verte!

-¡Ah..! ¡Con que te dalegría verme muerta, ¿no?, hija de la gran puta..!

-No te insurtes, momaíta, que tú nunca fuiste una meretrí.

-¿Y qué es una meretrí, hija der demonio?

-Una puta…

-¿Dónde?

-En er nicho dar lao.

-Ve a buscá ar conserje y que me cambien de sitio. Yo no pueo descansá junto a una mujé que vendía sus güesos por un puñao de parné.

-Te estás pasando a "La Bien Pagá", omaíta.

-Será influencia de "Se llama Copla", María Esplendores… ¿Y qué, cómo te va con tu bola?

-Mujé, no soy Cristiano Ronardo… Ajolá ganara yo lo que gana él, que la bola no da ni pa café con leche.

-¿Po tú no cobras las visitas a cincuenta euros?

-Sí señora, pero el dinero se me va en menos que entierran a mi pare. Tú no sabes cómo está la vía, omaíta.

-¿Cómo lo viá sabé, si estoy muerta?

-Es verdad, no ma cordaba…

-Po acuérdate de mí que fui mu güena contigo. Te busqué un novio carabinero y te lo comiste sin mayonesa ni ná.

-Porque estaba mu güeno, omaíta.

-Po cuando yo vi que te comiste ar carabinero ya no te traje más que camarones… ¿Tas traío las doce uvas?

-Las uvas están mu caras, omá. Me traío veinticuatro garbanzos tostaos, doce pa mí y doce pa ti.

Tardaron un buen rato madre e hija en masticar los garbanzos tostados, sobre todo la madre que había perdido en tantos años su dentadura de yeso postiza.

-Te dejo, hija mía, que me están llamando pa el rezo de las ánimas…

Al irse su madre la vidente cambió de canal y apareció en la bola el carabinero que ella se había comido quince años antes:

-¡Felíz Año Nuevo, vidente de cacamalaca!

-¡Ay, pero si eres tú, Pepe! Te veo más dergao, te veo en los güesos…

-¿Qué querías, verme en los toros, mardita sea tu estampa que me privaste de la vía en lo mejó de mis años?

-Perdóname, Pepe, no pude resistí la tentación.

-¿Por qué no te comiste ar novio que tenías antes que era guardia civí?

-Porque soy gitana y cuando veo un tricornio me parece un tanque.

-¿Gitana tú? ¿Antoavía no tanterao que tu pare era un banderillero de Birbao má rubio que las candelas?

-Por eso tengo yo esas mechas…

-Las mechas son der fuego que te está comiendo en vía, mala mujé.

-No mardigas, Pepe, que te vas a condená. Po yo tenía entendío que mi pare era Chorrojumo.

-Porque tu mare siempre ha sío mu embustera… Cuando yo he aparecío en la bola testaba diciendo que se iba a rezá por las ánimas. ¿Y sabes tú dónde está ahora tu mare?

-Rezando por las ánimas.

-Rezando por sus muertos. Tu mare está ahora mismo metía en er nicho der banderillero de Birbao. A sabé lo que estarán jaciendo…

-Pudriéndose, Pepe. Mar fin tengan los dos.

-Er mar fin ya lo han tenío, María Esplendores. Ninguno de los dos puede pasá ar Purgatorio mientras que el úrtimo gusano que les quee no les diga a los dos: "Ya no pueo má".

En aquel momento sonaron tristemente las doce campanadas del Año Nuevo. En la Puerta del Sol de Madrid y en la Plaza del Arenal de Jerez la gente daba saltos de inútil alborozo comiéndose las uvas apresuradamente.

María Esplendores se quitó el enchufe de la nariz y desapareció el carabinero que tanta lata le estaba dando.

A las nueve de la mañana ­-feliz año nuevo-, María Esplendores cogió el autobús que la dejaba cerca de su casa. Algunas ramas secas y flores de coronas mustias se le deslizaban de su cuerpo gitano, mientras los pajarillos, inocentes y alegres saludaban al nuevo año con pío-píos estúpidos y mañaneros.

Nos lo han prometido, aunque diluvie el 5 de enero, los Reyes Magos, al menos uno de ellos, visitarán el Casino Jerezano en la noche más mágica del año. En esta promesa va incluido un regalo para cada niño que será entregado personalmente por Baltasar, Melchor o Gaspar. Como no podemos defraudarles, tenemos que traer a todos los niños posibles a nuestra sede social ese día tan señalado. Será imprescindible pasarse con la suficiente antelación por nuestra Conserjería, para confirmar la asistencia de nuestros hijos, facilitando nombre y apellidos de los pequeños. No sabemos la hora exacta en la que entrarán en Tornería, 22, pero seguro que lo harán una vez hayan pasado por Cristina en dirección a la Calle Larga. Este año, con esto de las lluvias, puede que la Cabalgata vaya más rapidito que lo habitual, por lo que sería conveniente estar aquí un poco antes.

Pese al mal tiempo esperado, la economía y la fecha en la que celebramos el VIII Tiro a Vuelo Benéfico Pro-Haití, que cayó en domingo, con los centros comerciales abiertos, no podemos quejarnos de la asistencia a esta ya consolidada competición. Se acercaron a 120 las inscripciones de tiradores, por lo que de nuevo tuvimos que darnos prisa en finalizar la tirada antes de que se pusiera el sol. Desde el mediodía con los primeros pájaros de prueba, hasta más de las seis de la tarde, las canchas de la Sociedad de Caza y Pesca de Jerez, fueron protagonistas de una disputada prueba a la que asistieron afamadas escopetas jerezanas y de la provincia. Mientras, el bar acogía a un buen número de aficionados, amigos y familiares que en un agradable y familiar ambiente contribuyeron, aún sin participar en la competición, con la causa que nos reunía, ayudar a la Misión de Jesús María (Colegios de "El Cuco" y la Asunción de Jerez), a construir un centro médico en Haití. No sólo contribuyeron los tiradores y los asistentes, multitud de empresas, hicieron posible con sus aportaciones dinerarias y materiales, que nuevamente esta cita Navideña, se convierta en una loable y noble tradición.

El vencedor absoluto de la prueba fue D. José Luis Oliva, seguido de D. José Sainz de la Maza y D. Angel del Pino Bohórquez, quien también obtuvo el trofeo al mejor socio del Casino Jerezano clasificado. Su nieto Gerardo del Pino González, se llevó el premio al mejor junior. D. José Sainz de la Maza, también repitió trofeo ya que consiguió hacerse con el premio al mejor tirador veterano. En Damas, obtuvo la mejor clasificación Dña. Mª del Valle Márquez Osuna de Fernández Mensaque, quien cortésmente cedió su trofeo a Dña. María Diosdado González de la Peña, al ser ésta última la primera competición a la que llegaba a la final. En cuanto a los tiradores no habituales la clasificación fue la siguiente: 1º, D. Francisco Fernández, 2º, D. Gerardo del Pino Iñiguez y 3º, D. José Manuel Martín Álvarez-Cedrón.

Pero lo verdaderamente importante de esta cita no fue la clasificación final, que tiene por supuesto su mérito, sino el objeto de la tirada en sí, la ayuda a un país tan pobre y necesitado como Haití. Podemos decir que hemos vuelto a contribuir un año más a paliar en algo esas acuciantes necesidades, a pesar de los tiempos de crisis que corren en el nuestro. Desde aquí nuestro más sincero agradecimiento a los participantes y asistentes a la prueba, a las empresas colaboradoras y al grupo de voluntarios que hacen realidad cada año, desde hace 8, que en Haití se pueda soportar la vida un poquito mejor.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios