Crónica personal

Pilar / cernuda

El PP inicia la 'etapa Moreno'

NINGÚN partido con perspectivas de ganar el Gobierno puede lograrlo si no consigue un buen resultado en Andalucía. La mayoría absoluta de Rajoy se debió en buena parte al trabajo de Javier Arenas en la comunidad de mayor número de habitantes y escaños, y tras un año de excesiva desatención a esa región, donde han primado más los problemas internos que el sentido del Estado, el PP inicia una nueva etapa con Juan Manuel Moreno. Acaba de ganar el congreso con el respaldo máximo, a pesar de las tensiones personales y provinciales, que aparentemente se han dejado atrás.

Ha elegido una ejecutiva joven y sin ataduras con el pasado, Moreno ha pasado página a la historia andaluza de Arenas aunque era un hombre de Arenas, y empieza su andadura con la vista puesta en el 2020. No es ingenuo, y aunque está obligado a decir que espera ser presidente en las próximas elecciones, sabe que no tiene nada que hacer frente al empuje de Susana Díaz, a la que puede ganar en 2016 pero no con la necesaria mayoría absoluta. Su reto es ser presidente a partir de la siguiente convocatoria, en la que el desgaste del Gobierno Díaz -si continúa al frente del PSOE-A, que habrá que verlo porque tiene aspiraciones más altas- puede colocar en una situación prometedora al hoy todavía alevín como dirigente regional.

En el PP-A hay partido, aunque el fracaso electoral -ganaron por primera vez pero no lo suficiente- había dejado el ánimo por los suelos y con un presidente regional que no quería serlo, lo que evidentemente provocó aún mayor desazón en un partido que necesitaba más que nunca un claro empuje emocional. Moreno conoce el partido, cuenta con el respaldo incuestionable de un Rajoy que fue quien en última instancia aprobó su designación, y no le falta entusiasmo para iniciar la tarea de poner nuevamente en perfecto estado de revista ese partido que sabe qué hay que hacer con un nuevo presidente con ganas de ganar elecciones y de comerse el mundo. Sale con un problema, no es diputado regional y por tanto su presencia queda limitada, pero ya se ha hecho una composición de lugar para que Díaz tenga las cosas más difíciles, después de varios meses en las que pocos le plantaban cara desde el PP.

No es un hombre de larga trayectoria como responsable político, siempre ha sido un segundo de a bordo. Rajoy -y Arenas- coinciden en pensar que es la persona indicada para ganar terreno al PSOE en esta nueva etapa. Apoyos por tanto no le van a faltar a Juanma Moreno. Si falla, será su responsabilidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios