El balcón

Pablo Iglesias no sabe perder

Está indignado porque su candidato no encabeza la lista de UP el 19-J y amenaza el proyecto de Yolanda Díaz

Pablo Iglesias se toma la vida a la tremenda. Para él sólo hay malos y buenos, ganadores o perdedores, no existe la X en su quiniela. Se vanagloria de sus éxitos y se deprime con los fracasos. No sabe perder. Así que se ha dado por humillado en la pugna con Yolanda Díaz para designar al candidato de UP el 19 de junio. No ha ocultado su indignación a Aimar Bretos en la SER; habla de puñaladas, injusticia... El fundador de Podemos sigue ejerciendo desde tertulias y foros de reina madre, a la vista de que sus sucesoras Belarra y Montero son incapaces de imponerse en la galaxia izquierdista a Díaz, heredera señalada por el propio Iglesias.

En su frustración, el líder cae en contradicciones. Despotrica contra los dedazos y exige que todos los cargos se elijan por primarias, pero él designó con un dedazo olímpico a Yolanda candidata a la presidencia del Gobierno sin encomendarse nadie. Ahora considera un horror, una vergüenza, la negociación para la candidatura de Nieto: "la peor manera de empezar". Encima, Podemos llegó tarde a la inscripción de su marca en la coalición Por Andalucía. Pablo intervino sin éxito en la nominación del candidato para el 19-J. El jueves 5 Yolanda Díaz se paseó por la Feria de Sevilla del brazo de su preferida: Inmaculada Nieto, de IU. El viernes 6, Iglesias aprovechó una entrevista de Íñigo Alfonso en RNE para declararse a favor del elegido en las primarias de Podemos, el diputado en el Congreso Juan Antonio Delgado.

El argumento que utilizó para señalar a su favorito es peregrino: quiere que se presente "porque es guardia civil". No digo yo que la Guardia Civil no sea un cuerpo respetado en Andalucía, pero ¿por qué no un dirigente jornalero, un líder sindical, un poeta o un catedrático de Termodinámica? Resulta curiosa la fascinación de Iglesias por los uniformes, ya sean de general del Aire o de la Guardia Civil. Es algo en lo que se parecen bastante los populismos de ambos extremos del tablero político.

Enric Juliana hace con frecuencia una broma, con base seria, al definir a los diputados del Congreso como Aitor Esteban y 349 más. Parafraseándolo, los diputados de la pasada legislatura andaluza han sido Inmaculada Nieto y 108 más. Es de sentido común que la mejor parlamentaria de la Cámara sea la candidata de su formación. Iglesias dice que si esto es el prólogo de la nueva plataforma de Díaz, se puede dar por muerto el proyecto. Nieto ha contestado que sobra testosterona en las tertulias.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios