Desde la Castellana

alejandro Daroca

Panorama político jerezano

HASTA el 25 de enero ha pospuesto el Partido Popular la designación de sus candidatos a las alcaldías y a las Autonomías que se decidirán en las elecciones de mayo del año que viene. Tiempo tienen, sobre todo para saber si les va a brotar otra fiebre amarilla de la corrupción antes de esa fecha, o si Esperanza Aguirre, siempre en candidata, se va a sacar de la chistera a otro Granados u otro caso Gurtel que les amargue el trago de las elecciones. Tal como están las cosas, parece adecuado permanecer un par de meses calladitos, a ver si se serenan los corrillos y los procesos judiciales. Sin embargo ese tiempo de pensamiento no parece que sea necesario en Andalucía a ninguno de los partidos y están bastante perfilados los candidatos a los Ayuntamientos y a la Comunidad y, por supuesto, en el caso jerezano, es donde más claro se presenta. Echemos la vista para adelante y juguemos un poco a los vaticinios, sin mayores datos que algunas encuestas de escaso perfil. Soy de los que vaticinan que en la mayoría de las grandes capitales de provincia y en las grandes ciudades andaluzas, los "peperos" se van a llevar el gato al agua. Parece que en muchas poblaciones los alcaldes del PP serán capaces de repetir munícipes y concejales, aunque también parece que a escala autonómica no se comerán un rosco y doña Susana Díez saldrá por mayoría absoluta, porque los de Izquierda Unida están que se derrumban. Es pronto para adivinar si los de Podemos, en plena reconversión y sin candidatos claros, serán capaces de alentar el voto andaluz y se acaben convirtiendo en fuerza necesaria y obligatoria para gobernar, pero no sé qué aliento impulsa a Susana Díaz (ninguna medida efectiva, ninguna decisión brillante, aún pendiente del Supremo las imputaciones de Griñán, Chaves, Zarrías y otros) pero como la oposición de Moreno Bonilla es tan paupérrima y debilita, todo parece indicar que la mayoría de Susana puede volverse en absoluta.

Y por nuestra ciudad, la inclinación parece decantarse hacia la repetición por mayoría absoluta de García Pelayo. La oposición, en estos tres últimos años, ha sido bastante deficiente y, por otra parte, María José y sus concejales han venido dando ejemplos de austeridad, seriedad y cierto rigor, aunque tengan algunos puntos que puedan ser criticables. Tras la movida del ERE municipal es un hecho que han logrado poner un poco de orden en las cuentas municipales, tener cierta capacidad de ajuste sobre los presupuestos e ir pagando a proveedores con cierta rapidez. El menos político de los concejales ha realizado con brillantez su trabajo, que es Enrique Espinosa, mientras mucha actividad turística, cultural, folklórica y deportiva la han llevado a cabo entre Real y Montero, que no hay día que no estén en la foto. Pero es verdad que la agenda ha sido muy apretada y exhaustiva y donde no estaba la alcaldesa, estaba alguno de sus concejales (muchos y buenos).

El desbarajuste reciente de Izquierda Unida a nivel local (y nacional) nos da idea de que estos no pueden seguir siendo lo más representativo de la izquierda radical. No sabemos, a escala local, hasta donde puede llegar Podemos y los del Foro, con Pacheco en la trena y con Ramírez a la cabeza de la mini formación, no parece que arrastren muchos miles de votos. Nos queda la incógnita de saber hasta donde puede llegar el Partido Socialista de la mano de Mamen Sánchez. Experiencia política no le falta, pero lo que sabe lo conoce del Congreso y de los pasillos putrefactos del poder, que no es lo mismo que arrastrar votos de los jerezanos de las zambombas, de las procesiones, de los centros de salud o de los patios vecinales. Jerez es mucho Jerez y la rigurosidad que ha impuesto la Pelayo en estos cuatro años deber ser suficiente colchón como para repetir. Aunque bien es verdad que la pobreza y la austeridad son platos de difícil digestión.

darocabruno@gmail.com

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios