Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

La Pasión de Simón

Que Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, no sepa cuándo cae este año la Semana Santa, no es algo que deba escandalizarnos viniendo de alguien que hace ahora un año no sabía la que se nos venía encima y venía a decir que lo del Covid-19 afectaría a unas pocas personas. Viendo, además, su trayectoria posterior en la que lo mismo una semana valía una cosa y la siguiente la contraria, hemos de concluir que, efectivamente, lo de no saber cuándo es la Semana Santa es lo de menos.

En Jerez, donde se sabe bastante de Semana Santa, ya tenemos bastante claro que no habrá procesiones en las calles pero, a modo de lo que ha sucedido con la Navidad y los Reyes Magos con su cabalgata y sus carrozas bajo techo, habrá pasos estáticos expuestos en una "magna exposición" en los Claustros de Santo Domingo y la procesión la pondrán los visitantes, se supone que guardando la distancia y con mascarilla en lugar de antifaces. Y si a la Semana Santa se la critica en condiciones de normalidad, habrá que imaginar la lluvia de opiniones contrarias y también a favor que van a llegar de aquí al 19 de marzo, que es cuando está previsto que abra sus puertas la muestra 'Cofradías, la huella del tiempo en Jerez' que han organizado el Ayuntamiento y el consejo local de la Unión de Hermandades. Reunir tanto patrimonio artístico en un mismo recinto es algo poco habitual y sería una pena que, por culpa de la pandemia, como tantas otras cosas no pudiese ser admirada y disfrutada por tantas personas de fuera de Jerez que cada año nos han visitado por Semana Santa.

Es la gran incógnita de cuándo se recuperará la normalidad y resulta desconcertante y hasta frustrante que nuestros representantes políticos se contradigan no sólo entre ellos sino a sí mismos. El espectáculo de los últimos días entre miembros del Gobierno central y de la Junta no aclara precisamente un panorama ya de por sí bastante preocupante. Además, como hablamos de que cada comunidad -y somos 17- decide cuándo y cómo abre la movilidad, la torre de Babel de la confusión se alimenta aún más. ¿Con qué nos quedamos? ¿Se podrá o no se podrá viajar en Semana Santa? Ni ellos mismo lo saben.

Algo parecido pasa con el asunto de las ayudas al sector del turismo, de la hostelería y del comercio. A pesar del clamor existente en unos momentos en los que ya no queda de qué tirar, cada gobierno parece más interesado en dejar en evidencia al de signo contrario. El Ayuntamiento de Jerez, socialista, reitera a la Junta de Andalucía que el turismo necesita un 'Plan de Rescate', pues para eso tiene las competencias. Pero, paralelamente, desde la Junta, popular, y desde el propio PP se le pide al Gobierno central, socialista, que apruebe un plan de ayudas directas a la hostelería y el turismo. Es decir, más que hacer donde se puede, se trata de pedir donde no se puede para, a sabiendas de que no será posible, denigrar al contrario. Todo muy alentador.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios