Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Primer aviso

D E todas las lecturas que se pueden hacer del primer pleno celebrado por la nueva Corporación municipal, quizá la más importante es que la oposición le ha lanzado un aviso al nuevo gobierno de Mamen Sánchez. Una señal. El PSOE tiene en este nuevo mandato más concejales que en el pasado, diez, pero al final las matemáticas indican que necesita de acuerdos. Y la izquierda que antes tenía un bloque amplio y más homogéneo, se ha reducido y presenta ahora algunas fisuras. Además, tanto Adelante como Ganemos son conscientes del terreno que les ha comido el PSOE los últimos cuatro años y de que si repiten su estrategia pasada, en 2023, a este paso, ni existirán.

Lo de los sueldos de los concejales y los liberados de cada grupo ha sido la excusa para representar esta primera función a la vista del público. Se arreglará, seguramente, porque les va la vida a todos. Cualquier incremento del gasto derivado de los concejales y sus grupos no suele ser bien visto por los ciudadanos y menos en una ciudad que ostenta el dudoso honor de liderar desde hace años la lista de las más endeudadas del país. No es estético en ese caso cualquier subida salarial, aunque éste sea, también hay que decirlo, un asunto que se presta bastante a la demagogia.

La solución pasará por que las cosas se queden igual o por un acuerdo de mejora para todos, de forma que los ciudadanos no fijen un blanco único de sus iras. Todo está inventado. Así ha venido sucediendo desde los tiempos de Pedro Pacheco. Café para todos, hasta para los más pequeñitos, y todos contentos. Con esta filosofía nos hemos encontrado, no sólo en el Ayuntamiento de Jerez sino en muchos municipios y otras instituciones, con grupos formados por una sola persona, con más asesores y secretarios a veces que personas en el grupo. Les podrán llamar como quieran pero en la mayoría de los casos no dejan de ser liberados del partido de turno pagados por los bolsillos de todos los ciudadanos.

La organización municipal para los próximos cuatro años ha puesto de manifiesto esas dos cosas: que el gobierno socialista va a tener que ganarse a pulso los acuerdos y que la oposición no está -como el gobierno- por la labor de congelarse cuatro años más los sueldos. En eso sí coinciden, qué curioso. Más difícil lo van a tener para ponerse de acuerdo en el reparto de las comisiones y de los puestos en consejos de empresas municipales. Ahí también debe hilar muy fino el nuevo gobierno porque se pueden conformar mayorías imprevistas dado como están las cosas y a la vista del primer pleno.

Diálogo y negociación. No queda otra. Y eso significa ceder todos. Ahora son los sueldos y los puestos en los grupos, las comisiones y las empresas. Mañana, planes para los barrios, ordenanzas, proyectos... Así lo han querido los ciudadanos, que agradecerán que los políticos a los que han votado se pongan de acuerdo en algo más que en los sueldos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios