Javier / chaparro

Querido candidato

Querido candidato, espero que me entienda, pero a estas alturas de la película no le pido promesas de creación de miles de empleos, un ordenador por alumno en los colegios, habitaciones individuales en los hospitales, una estación de AVE en mi ciudad, una exposición de carácter internacional con pabellones gigantes o unos juegos olímpicos. Es más sencillo: me basta con que el tesorero de su partido no maneje una caja b con dinero negro ni cuentas en Suiza, Andorra o Gibraltar; con que las ayudas destinadas a las empresas no sean destinadas en verdad a pagar indemnizaciones para despedir a los trabajadores y que, de paso, se cuelen entre ellos una retahíla de colegas del partido; con que sus mítines y las fiestas de cumpleaños de sus hijos se abonen mediante la correspondiente factura con IVA; con que los sistemas de adjudicación de los contratos públicos se hagan con transparencia y en igualdad de condiciones para todos las empresas interesadas; con que la selección de los cargos públicos tenga en cuenta exclusivamente los méritos profesionales y/o académicos, además de que, a ser posible, su expediente judicial esté impoluto; con que se deje a los medios de comunicación y a los periodistas trabajar en paz -me explico, sin presiones ni amenazas- porque sin libertad de prensa no hay democracia. Por si le interesa.

Si cumple esas condiciones, estoy seguro de que entre todos podríamos hacer que haya mejores carreteras y trenes, que los tiempos de espera en la sanidad se ajusten a lo que dictan las leyes y que se dote a los centros educativos -desde una guardería pública de barrio a una universidad- de los medios materiales y del personal necesarios para formar a los españoles del futuro. Sea decente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios