Tengo una repisa en casa donde voy colocando el nombre y las hazañas de aquellas personas a las que admiro y me hacen feliz a partes iguales.

Nombres como Arturo Pérez Reverte, Antonio Martínez Ares o Miguel Induráin, conviven con Olga Viza, Jorge Valdano o Pep Guardiola.

El último en llegar a ese rincón de mi alma reservado a hablar de las cosas de Dios ha sido Alberto García Reyes.

Reconozco que ando preso de sus letras, de sus hechuras de periodista, de su forma de describir los quejíos del mundo… pero, sobre todo, claudico ante su pregón de la Semana Santa de Sevilla de hace dos años.

Y más, desde que hace un par de lunas me lo dedicara tras saludarlo y quedarme sin palabras ante su presencia.

Para mí, ese pregón tiene una calidad literaria y una hondura sentimental que sólo las plumas privilegiadas pueden escribir, declamar, regalar.

Ese pregón es un paseo por la cintura de la Macarena, por los ruegos malvas del Señor de San Lorenzo, por los ecos amargos de la Esperanza de Triana cuando la calle Pureza es una soleá de pétalos, desgarros y estertores.

Ese pregón es una media verónica en la que García Reyes declaró su amor incondicional hacia Sevilla y sus rincones, hacia sus anversos y sus reversos, hacia sus zaguanes y sus despertares de primavera.

De mayor quisiera escribir como él lo hace, deteniendo el tiempo cada vez que con su voz abre el tintero de sus suspiros y con sus silencios traza versos que desnudan recuerdos, espasmos y miradas.

Al escucharlo o al leerlo, la melodía de ese pregón descorre los portones de mis impaciencias, los manojos de mis desvelos y dibujo sin pincel un atardecer donde la fe es atravesada por chorreones de cera.

Alberto, que tu escritura sencilla siga siendo el andén que me lleve a Sevilla…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios