TRIBUNA LIBRE

Fran / Pereira

Seriedad para todo

Mucho se está hablando durante los últimos veinte días de la compraventa del Xerez Club Deportivo. Sin embargo, y siguiendo las indicaciones de políticos y el propio Joaquín Morales, nadie ha puesto hasta ahora en duda a Francisco Garrido, hombre de toda solvencia y serio, la palabra preferida de todos. Es comprensible que la estrategia de alguien al que consideran serio no sea la de retransmitir diariamente las negociaciones de la compra, como ha ocurrido anteriormente con otros (caso de Emilio Rincón, Luis Parra y Juan Morales). Hasta ahí todo correcto. No obstante, esa seriedad también debería reflejarse en otros aspectos, porque no hay que olvidar que el Xerez Deportivo, pese a quien le pese, es una empresa, pero también es un equipo de fútbol y un equipo de fútbol no funciona igual que una empresa cualquiera. Detrás hay una masa social, hay jugadores, hay empleados y un sinfin de argumentos suficientes como para poder ofrecer, por mínima o escueta que sea, una nota de prensa o alguna referencia a la situación y al estado en el que se encuentra la misma. Esconder la cabeza como un avestruz desoyendo a todo ser viviente no es la mejor manera de llegar a la entidad.

Todo este cúmulo de circunstancias y esa demora en la negociación no hacen sino dudar de algo que se da por hecho pero que perfectamente se puede truncar. Afición, jugadores, cuerpo técnico, Ayuntamiento, Morales....todos hablaban de un grupo con poder adquisitivo importante, pero a día de hoy, nada de nada. Y lo peor, conforme pasan los días la credibilidad y las esperanzas depositadas en el tal Francisco Garrido y su grupo se diluyen.

Los más pesimistas piensan ya en lo peor. ¿Y si al final Garrido no compra el club? ¿Está capacitado Morales para continuar al frente de la sociedad si no hace demasiado tiempo ya comentó públicamente que no puede más? Todo puede ocurrir porque desgraciadamente el Xerez no es un equipo tocado por la suerte en los últimos años y es capaz de pasar del sueño de Primera con un proyecto de ascenso como el que dicen que trae Garrido a quedarse compuesto, sin novia y con sus huesos en Segunda B.

Los más optimistas, por contra, hablan ya, en el peor de los casos, de la subvención municipal (la alcaldesa insiste en que está embargada) como arma para paliar los gastos iniciales y poder mantener la categoría. Algunos incluso se remontan a la llegada de Morales hace cuatro años pues se hizo cargo del club justamente un 24 de julio y la campaña fue buena. Cábalas, pensamientos, opiniones....Menos mal que el fútbol, para bien o para mal, es capaz de borrar de una tacada toda esta situación si al final se consuma la venta. Aún así el sufrimiento quedará ahí porque la venta del Xerez cada vez se asemeja más al retraso en un parto. ¿Habrá cesárea?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios