TIERRA DE NADIE

Alberto Núñez Seoane

Siempre nos quedará... ¿Rivera?

Imagen captada ayer en un colegio electoral de Jerez. Imagen captada ayer en un colegio electoral de Jerez.

Imagen captada ayer en un colegio electoral de Jerez. / Pascual

Son las ocho y diez de la tarde del domingo 28 de abril. Acabo de llegar a casa, después de conducir durante toda la jornada. Conecto la televisión y me siento a escribir el artículo de mañana –hoy, por lo excepcional de la fecha, la Redacción cerrará más tarde, así que tendré más tiempo y podré esperar a conocer los primeros resultados de la votación, condicionante y crucial–.

Los colegios electorales acaban de cerrar las urnas. Estoy con el alma en vilo y el corazón en un puño… Parece que sólo hay dos opciones factibles: una mayoría suficiente del bloque constitucionalista –en el que debería estar el PSOE, pero no lo está– con las proporciones que sean –no importa eso ahora–; y una segunda alternativa: mayoría para el frente popular –el PSOE de Sánchez y la extrema izquierda de Podemos– apoyado por los antiespañoles golpistas catalanes y los ultranacionalistas vascos. Cuatro años de gobierno de esta ‘formación’ será demasiado para nuestro país; en mi opinión, España no aguantaría la que se nos vendría encima.

En nueve meses mal contados –el parto de la burra, ¡vamos!– Sánchez ha conseguido ralentizar la economía nacional, aumentar la Deuda Pública, bajar en un 12,5% la venta de automóviles, subir los impuestos del gasoil y la factura de la luz y la del agua, aumentar el número de parados, disminuir los cotizantes a la Seguridad Social, incrementar en un 500% el número de inmigrantes ilegales, bajar el valor de la Bolsa (y con este descenso, el valor de todas las grandes empresas que cotizan en ella y que dan trabajo a cientos de miles de personas), multiplicar el número de pisos ilegalmente ocupados, inflar el número de españoles que tienen que emigrar al extranjero... ¡En nueve meses! Imaginen en cuatro años, ¡cinco veces más tiempo!

No sé lo que pasará, quiero tener esperanza, pero… Ya no se trata, créanlo, de ideologías, se trata de contar con posibilidades reales, con alternativas fiables, con futuros factibles; se trata de vivir con cierta seguridad, de dar valor a los valores, de tener oportunidades tangibles para mejorar; se trata de que no se le siga poniendo cerco a las libertades, como pasa en Cataluña, ante la pasividad de Sánchez y el aplauso de Iglesias; se trata de mantener nuestras raíces y tradiciones y la tauromaquia y la caza; se trata, en fin, de poder seguir siendo lo que queramos ser, o de poner ‘alfombra roja’ al comunismo bolivariano y ‘banda de cornetas y tambores’ a los traidores golpistas; de eso se trata, así que estoy en ascuas.

Salen los primeros sondeos ‘a pie de urna’, esto no pinta nada bien… Que Sánchez pueda sacar más escaños de los que tenía, es incomprensible; el hundimiento del PP sí se puede entender, pero no que no se recoja esa fuga de votantes en Ciudadanos y Vox. Esperemos a los primeros datos, ya con votos reales.Escrutado el 20%... parece que se confirman los sondeos. Parece que los partidos constitucionalistas no van a sumar escaños suficientes para llegar a la mayoría absoluta, lo que implicaría que tendríamos algo parecido al ‘gobierno’ de la moción de censura, el de los últimos ocho meses.

Una cadena de televisión decía que el PSOE con 1.095.000 votos conseguía 128 escaños, el PP más VOX, con casi diez millones de votos, 88… ¡No entiendo nada!

Ya estamos en el 30%, las cosas siguen igual. Esto se cubre de nubarrones rojos. ¡Si la cosa no se endereza… que Dios nos pille confesados!

70%, me parece que el ‘pescao’ ya está todo vendido. Lo único que, a estas alturas y con estos resultados podría, a mi entender, impedir la debacle absoluta sería una alianza PSOE-Ciudadanos; de este modo se evitaría a Podemos, a los golpistas, a los etarras y a sus cómplices, no sé…

Bueno, ya pasa del 80%. Lo dicho: ¡es lo que hay! Ya no puedo retrasar por más tiempo el envío a Redacción. La verdad, no entiendo a la gente: no importa la corrupción, ni los EREs, ni el uso abusivo del ‘Falcon’, ni los pactos con traidores, ni las mentiras, falsificaciones, embustes y tergiversaciones, ni los resultados económicos, ni nada de lo ya mencionado. Parece que, aquí, no importa nada. Pues eso, lo dicho: con vuestro pan os lo comáis. Porque, por lo que a mí respecta, si te he visto, no me acuerdo. África, sus selvas, desiertos y sabanas, me esperan, allí estaré mucho mejor que aquí.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios