fútbol Xerez Deportivo FC 0-3 Córdoba B | Guadalcacín 2-3 Algeciras

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Supercopa y piedras en tejado propio

La Federación es la que organiza un evento que ella misma devalúa con actos incomprensibles

Aunque desde la propia organización se le esté echando agua, el vino tiene suficiente sabor como para que este domingo de agosto tinte en rojo para el sevillismo. Ni siquiera la poca importancia que la Federación le otorga, hasta la fecha es la Supercopa un título oficial que el Sevilla puede lograr para así abrillantar aún más su argentífera sala de trofeos. Y es que no se comprende cómo la Federación Española tira tantas piedras en su tejado.

Tras la faena del partido único llegó la del obligado exilio a Tánger, ciudad tan dominada por la causa blaugrana que el sevillismo se mostrará en clara inferioridad en las gradas del estadio marroquí. Y la guinda, minusvalorar el partidito permitiendo que no haya límite para extracomunitarios. Lo peor, el argumento de declarar la Supercopa como de semejante nivel extraoficial que un Carranza mediante declararlo ajeno al fútbol de verdad, el profesional.

Por si fuera poco, Joaquín Caparrós, entre un brindis y otro brindis al sol, no tiene el menor reparo en declarar que lo verdaderamente importante para el Sevilla no es la Supercopa sino volver de Lituania con posibilidades de jugar la Liga Europa. Por supuesto que todos pensamos lo mismo, que esta aventura tangerina está por debajo de la obligación que le supone al Sevilla seguir un año más en el fútbol continental, pero en pleno avant match suena como que sobra.

Va acercándose la hora de saltar a la hierba alauita y se nos viene a la memoria el que quizá haya sido el más grande partido que le recordamos al Sevilla. Fue ante el rival de hoy y en el estadio monegasco Luis II hace ya 12 años. Recital de Puerta y la compaña para un memorable 3-0 al Barça de Ronaldinho. Era Supercopa también, pero de Europa, y la pregunta es por qué no repetir aquello, aunque sea con permiso de un Messi que tiene a la meta del Sevilla como la predilecta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios