BREVIARIO

Alejandro V. García

Teddy y los indecentes

TEDDY Bautista ha sido (y es) un personaje funesto para la imagen de los autores y de sus derechos. El presidente de la SGAE, ahora detenido acusado de varios delitos societarios junto a directivos y familiares, montó un endemoniado y eficacísimo sistema de recaudación que mezclaba y confundía el derecho legítimo de los autores a cobrar por su trabajo con un enrevesado sistemas de recaudación y sostén financiero de la sociedad. De tal manera que cuando un creador defendía la propiedad intelectual tenía que defender también los métodos equívocos de Teddy Bautista. O al revés: cuando los internautas arremetían contra el sistema de delación de la SGAE y el canon digital tenían que embestir también contra el cobro de los aranceles de escritores o compositores. Sin embargo, son dos cuestiones distintas que no conviene mezclar. Hoy, para muchos ciudadanos los métodos coercitivos de Teddy Bautista y la defensa de la propiedad intelectual son por desgracia la misma cosa, parte de un enrevesado mecanismo que a veces roza la extorsión. Aunque no son equiparables. Gran parte del poder logrado por Bautista lo debe al Ministerio de Cultura que se ha plegado vergonzosamente a exigencias tan indecentes como la del canon digital y ha defendido antes a una sociedad privada que los derechos de la gente común.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios