Cuando escucho la palabra test recuerdo los miles de test que apliqué para seleccionar personal en la empresa privada. Con ellos se evaluaban conocimientos, aptitudes y rasgos de la personalidad del candidato para ver si se adaptaba al perfil del puesto, a los valores y a la cultura organizacional de la empresa. Al ocupar durante años la Dirección de Recursos Humanos podría contar mil y una anécdotas.

Pero los test del Covid-19 son un quebradero de cabeza porque siguen sin hacerse ni al personal sanitario ni a la población civil. Los sanitarios advierten de la peligrosidad de ser asintomáticos y poder contagiar a sus pacientes. Cosa que también puede ocurrir en sentido inverso. Solo hace falta sentido común para saber que una desescalada sin aplicar test que distingan a los contagiados de los que no lo están, será como trasladarse al viejo oeste hollywoodense, donde cualquiera puede sacar su arma, apuntar y disparar.

Pero ya puestos a pedir test, deberían existir aquellos capaces de explicar cómo cambia la vida en el confinamiento. Me gustaría que testaran mis sueños y me dijeran por qué en mi mundo onírico aparece reiteradamente mi madre en lugares que me son ajenos y por qué me veo a mí misma, una y otra vez, en mis primeros años de vida caminando sola por una playa vacía.

Tampoco estaría mal que me aclararan por qué rememoro a personas con las que solo me crucé en el camino y que, aparentemente, no fueron significativas ni dejaron huella. También quisiera tener un test para comprender una imagen que tengo de mí misma cuando volvamos a la calle. Me veo joven, ataviada con el boato de los ochenta, cuando no tenía un gramo de sobrepeso y mi pasado era tan ligero que volaba con la brisa. Llevo conmigo dos pequeños, uno en cada mano, cosa que no entiendo porque mis hijos son adultos y porque tampoco voy a rejuvenecer, al contrario, saldré no sólo más vieja, sino paliducha perdida.

Esto del confinamiento está trastocando muchas cosas. Espero que al salir sea capaz de saber quién soy, cómo soy y cómo quiero seguir siendo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios