Tierra de Nadie

Alberto Núñez Seoane

Europa: ¡Socorro!

SI hace unos años, cuando el ex presidente Rajoy logró evitar el rescate de la UE y sacarnos de la crisis sin la intervención de Bruselas, temía y no deseaba la llegada de aquellos famosos 'hombres de negro', que hubiesen venido para apretarnos mucho las tuercas e imponernos unas muy severas condiciones, ahora pido, reclamo, incluso exijo, que, por el amor de Dios, de todos los Santos y de los dioses del Olimpo, esos 'hombres de negro' vengan a cientos, que se queden, instalen, miren y pidan, que examinen, comprueben y controlen, que, por favor, no dejen pasar ni media. Por lo que ustedes más quieran: ¡¡vengan!! Europa, no nos dejes en las garras de esta caterva de incompetentes, ¡por favor!

Los españoles estamos a merced de una pandilla de mediocres sin escrúpulos que nos mienten con absoluta desvergüenza; saquean los escasos recursos que nos quedan; incumplen sus compromisos firmados, sin ruborizarse siquiera; dilapidan el dinero público en beneficio de sus propios intereses; asaltan los bolsillos de la clase media y trabajadora con impuestos injustos e imposibles; tratan de impedir la libertad de expresión de quien no apoya sus excentricidades; acosan a jueces no afines; persiguen a periodistas independientes; acorralan al ciudadano disidente; permiten el elogio y homenaje a los asesinos, juzgados y condenados, de E.T.A; exculpan e indultan a los responsables de un golpe de Estado, sentenciados por el Tribunal Supremo y el Constitucional, también; apoyados en su aforamiento, incumplen las leyes que no favorecen sus propósitos; promueven la inseguridad jurídica; nos amenazan para que no hablemos, no gritemos, no protestemos, no peleemos… quieren, a toda costa, hacernos callar; señalan al disidente, persiguen al opositor, invaden nuestra intimidad con normas y preceptos cada vez más coactivos, multas desproporcionadas, burocracia infranqueable… Estamos en una deriva que nos conduce a la desolación y a la miseria, a la imposición y el abuso; sentimos como pisotean dignidades, amordazan voces y como encierran nuestra libertad. ¡Europa!, socorro.

Un gobierno legítimo, sí; pero ni elegido en ninguna votación ni mucho menos deseado por la mayoría, socialista o no, de los españoles. Un gobierno, de España, que pacta, contra España, con partidos políticos -Bildu, E.R.C., J.x.C.- que deberían estar prohibidos por ir claramente contra la Constitución, o sea, por ser ilegales. Un gobierno obsesionado con estrangular la pluralidad, oprimir a los disconformes y poner cerco a la democracia. Nada nuevo, cuando son comunistas los que se instalan en el poder; pero sí sorprendente, cuando un partido como el PSOE de la Constitución del 78, se hunde en una corriente represiva, impositiva y excluyente, propia de regímenes dictatoriales apalancados en el lado opuesto a cualquier cosa que suene a democracia.

Necesitamos que vengas, Europa. No permitas que los setenta mil millones de euros que nos vas a dar y los otros setenta mil que nos vas a prestar, sean ‘administrados’ por este gobierno, ¡por favor! Ven, interviene e inspecciona el destino de cada céntimo; ven, y cuida de que esa ingente cantidad de recursos sirvan para ayudar a los que lo han perdido todo, para recuperar empleos y crear riqueza, para echar un cable -no al cuello- a los autónomos y las pequeñas empresas, para aliviar los gastos esenciales de tantas familias sumidas en la pobreza, cuando no en la miseria. Si no lo haces, si no vienes, vigilas y ordenas, los inútiles, sectarios, vengativos y prepotentes que nos gobiernan acabarán por malgastarlo todo en subvenciones a palmeros afines y 'chiringuitos' de su cuerda; en nombrar a dedo asesores y más asesores que obedezcan, no aconsejen, sin rechistar; en comprar votos entre ignorantes, ineptos y vividores; en regalar dinero a ONG's con mucho ánimo de lucro, aunque pregonen lo contrario; en vergonzosos pagos e indemnizaciones bochornosas a los que estuvieron en política y, aunque ya no lo estén, exigen seguir cobrando y viviendo de ella; en subsidios a quien no les hacen falta, dejando sin apenas nada a quien si lo necesita para sobrevivir; en aumentar el déficit del Estado, hasta lo inasumible, malgastando lo que no es nuestro, porque lo debemos; en el olvido de pensionistas y jubilados, con pensiones de miseria; en millonarias partidas para favorecer empresas de dictaduras sanguinarias y corruptas, como la de Maduro en Venezuela, mientras muchas de nuestras compañías no les queda ni para pagar los despidos; en nombrar vicepresidentes -hasta cuatro tenemos-, ministros -hasta veintidós…- en momentos de estrechez, penuria y necesidad… ¡lo nunca visto!; en callar la boca, con millones y más millones de euros, a 'sindicatos' de vergüenza, vulgares lameculos al servicio de quien les 'unta', y no de los trabajadores; en acallar las absurdas pataletas de un amigo desleal, Marruecos, a base de dinero que no tenemos, equipamiento militar, que falta a nuestras Fuerzas Armadas, material policial del que sufren graves carencias las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas… ¿sigo?

¡Socorro, Europa, socorro!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios