Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Túnez no debería deprimirnos

Tras lo del viernes hay que asirse con fuerza a lo de que no hay mal que por bien no venga

Continuamos cabalgando hacia el viernes a las ocho en todos los relojes de España según se mira a todas las Rusias en general y al Olímpico de Sochi en particular. Se acerca ese apasionante España-Portugal cuando, de pronto, nos hemos encontrado un pelo en la sopa. Resulta que las buenas sensaciones que emitía la tropa de Lopetegui se han esfumado como por ensalmo después de lo ocurrido en el España-Túnez del sábado.

Nos la prometíamos muy felices tras aquella humillante goleada a Messi y la compaña, lo que no se alteró gran cosa en el bolo con Suiza. Éramos felices y hasta podían encargarse las adecuadas perdices, pero llegó Túnez y mandó parar; como en el cuento de la lechera, el cántaro se hizo trizas y la leche se desparramó. Lo peor de todo es que, aunque en este fútbol hace un reloj el más lerdo, ocurrió ante un rival de una galaxia aparentemente menor, muy inferior.

Y pasó con el presumible once titular que iba a encargarse del duelo con los lusos de Cristiano. Ya con los Sergios e Isco, que son del disco duro de Lopetegui... y de cualquiera, el equipo se atascó ante un rival que no pasaba de corajudo y bien puesto en cancha. Los encargados de aglutinar y de proyectar fútbol no aparecieron, léase Iniesta, Silva, Isco, Thiago... Eso hizo que los cartagineses fueran creciéndose a favor de crono, lo que hizo que nos sumiéramos en la mohína.

A última hora, Aspas salvó el resultado, pero no fue suficiente como para volver al optimismo de antes de ese partido. Ha sido un contratiempo inesperado y bastante inoportuno por lo poco que resta para el fuego real. Pero no caigamos en depresiones gratuitas, pues a veces, muchas veces, se da eso de que no hay mal que por bien no venga. Y apoyándonos en esa tesis, sacudámonos la depre y apelemos al optimismo, uno de los pocos productos que no han subido en el mercado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios