El buen final de agosto en ocupación hotelera en Jerez, en torno a un 85%, se ha visto acompañado por el inicio de la programación de las Fiestas de la Vendimia, cuyo programa pretende prolongar esta alta presencia de visitantes, al tiempo que ir incorporando a los propios jerezanos. Ayuda, por supuesto, el hecho de que en estos días aún no haya comenzado el curso escolar, lo que se traduce en una buena actividad en la hostelería. Queda por ver en las próximas semanas si esa programación es atractiva hasta finales de septiembre, eludiendo el fantasma de la temporalidad turística que es el reto de Jerez.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios