Relatos de verano

Juan López-Herrera

El Verdadero Encuentro de Dos Mundos (I)

Sevilla, Isla de la Cartuja, 12 de octubre de 2012, 12:00 a.m.

La masa humana amenazaba con derretirse bajo un sol sin resquicios, mientras la voz restallaba desde los altavoces con irritante entusiasmo:

-…A los veinte años de aquella histórica Exposición Universal de Sevilla, sigue más vigente que nunca su mensaje de superación del relato maniqueo de vencedores y vencidos. Frente a nociones ultrapasadas de conquista y colonización, la Expo nos trajo una visión integradora del Encuentro de Dos Mundos como descubrimiento mutuo y mutua y fértil conquista, germen de algo nuevo y mestizo…

El discurso del presidente de la Junta de Andalucía proseguía desconcertantemente impasible ante un calor en ascenso, mientras la masa apelotonada en la explanada adquiría una consistencia cada vez más gelatinosa.

El calor amenazaba con convertir a los millares de personas apretujadas en el recinto en una pulpa en ebullición, cuando una sombra reparadora comenzó a cubrir el auditorio. El cielo, sin embargo, continuaba impávidamente azul, sin rastro de nubes y sin que fuese posible adivinar el origen de la sombra protectora, que abarcaba ya la explanada y parecía dar nuevos bríos al discurso del presidente:

-¿Quién recuerda hoy las matanzas y crueldades de la conquista romana, el expolio de las minas de la Península Ibérica y el sometimiento implacable de sus pueblos? Y es que los más de veinte siglos transcurridos nos dan la perspectiva necesaria para hacer una evaluación objetiva del contexto histórico y extraer el balance global de esa conquista…

La sombra había seguido avanzando y era ya una masa espesa que matizaba el brillo del sol del mediodía, cuando alguien miró hacia el cielo y dio un alarido casi inhumano, que aleteó por encima de la masa:

-¡¡¡Coño!!!

Miles de miradas se elevaron al unísono y un clamor de sorpresa llenó la explanada. El presidente regional también miraba hacia arriba y la megafonía dejó oír su contribución al clamor colectivo:

-¡¡¡Me cago en mis muertos!!!

En el cielo, una gigantesca estructura metálica de un gris opaco permanecía suspendida a escasos quinientos metros del suelo. Poco a poco, del sordo rumor colectivo fueron emergiendo voces aisladas:

-¡Qué arte! ¡Parece ET! ¡Y la sombra está de lujo!

-¡Sí hombre, de lujo! ¡Seguro que esto se le ha ocurrido a algún payaso de la Junta! ¡Habrá que ver lo que nos cuesta el mamarracho!

-¡Qué pasa! ¿Que las virguerías siempre van a ser para los mismos? ¿El pueblo no tiene derecho a un poquito de gloria?

-¡Eso, gloria bendita! ¡Y paga la Junta con bonos del Espíritu Santo!

El ambiente comenzaba a caldearse en el auditorio pero en el abarrotado estrado de autoridades nadie reaccionaba. De repente, en el centro de la masa metálica se abrió lentamente un círculo, que proyectó hasta el suelo una columna de luz azulada. El público se hizo inmediatamente a un lado y las voces se fueron apagando hasta que reinó un silencio sólido y pesado.

La columna azulada adquirió gradualmente un fulgor que acabó por resultar hiriente, pero ninguna mirada se desvió del torrente de luz, que perdió brillo con celeridad hasta desaparecer por completo.

Entonces se pudo ver a tres extrañas figuras grisáceas, de rasgos humanos, delgadez anoréxica y considerable estatura -por encima de los dos metros- que se encaminaban hacia el palco presidencial, mientras la multitud se abría a su paso como el Mar Rojo ante los israelitas en su camino hacia la tierra prometida.

Sevilla, Hotel Alfonso XIII, 13 de octubre de 2012, 23:00.

Nuestro primer contacto con el planeta objetivo tuvo lugar ayer por la mañana, en un asentamiento urbano llamado Sevilla. La acogida ha sido excelente. Los aborígenes son muy cordiales y hospitalarios y no han mostrado hostilidad o temor (según parece, ciertas profecías -conocidas como "ciencia ficción"- anunciaban desde hace tiempo nuestra venida).

Los nativos son de baja estatura y su estadio de desarrollo es muy atrasado. Se encuentran aún en plena Edad Concreta y Sexual, que en nuestro planeta precedió hace unos mil años a la actual Edad Abstracta y Espiritual. No han superado la fase de acumulación material y la mayor parte de su actividad va dirigida a la adquisición de objetos, de los que hacen continua ostentación.

Hembras y varones presentan fenotipos primitivos de marcado carácter sexual, con rasgos que ambos sexos procuran resaltar mediante vestimentas sensuales y profusión de aderezos. Las mujeres modifican constantemente la disposición de su cabellera, andan sobre pequeños zancos, se clavan adornos en las orejas y se pintan cara y uñas para atraer a los hombres, que buscan por su parte exhibir su fuerza física o su poder material para excitar el interés de las potenciales parejas.

En el acto celebratorio que interrumpió nuestra llegada se encontraban el cacique de la región de Andalucía (Presidente de la Junta) junto al cacique de Sevilla (Alcalde) y una serie de caciques menores, además del brujo o chamán jefe de la tribu (Arzobispo) y del representante de la casta guerrera (Capitán General).

De los primeros contactos se deduce que la entidad mayor (España) está compuesta por una serie de subentidades tribales denominadas Comunidades Autónomas, que entre sí mantienen relaciones de gran rivalidad, si bien les une la común aversión al centro del poder nacional radicado en Madrid.  Intuyo que podemos aprovechar estas rivalidades en beneficio de nuestra misión y por ello me dispongo a enviar emisarios a las comunidades con objeto de estudiar posibles alianzas.

Debo informar por último de que desde nuestra llegada no hemos conseguido encontrar rastro de la SUSTANCIA, pero el estadio de desarrollo y el fenotipo de los nativos (abundan los tipos gruesos y adiposos, con profusión de papadas y elevadas concentraciones de grasa abdominal), invitan al optimismo, por lo que seguiremos haciendo discretas pesquisas confiados en el éxito final de nuestra empresa, de la que depende la supervivencia de nuestro planeta y de nuestra raza.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios