Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Vótame otra vez

O también podría servir "perdóname otra vez" para ser cantado por los políticos que concurren al 10-N con la música de la famosa canción 'Devórame otra vez'. Llegamos a las segundas elecciones generales en siete meses y las cuartas en cuatro años, lo nunca visto en un país europeo. Se han dicho tantas cosas acerca de esta circunstancia, sobre la nula capacidad de acuerdo de nuestros políticos, sobre la necesidad de segundas vueltas en unas elecciones, etcétera, etcétera... que hay poco que añadir al enorme hastío que embarga a la gran mayoría de los ciudadanos.

Los políticos que nos han hecho estar de nuevo en la casilla de salida, como cuando en el juego de 'La Oca' caemos en lo más funesto, lo saben y ponen la carita del gato de 'Shrek' como quien no ha roto nunca un plato. Tienen poco tiempo para recuperar una confianza que nunca fue plena después de las últimas elecciones. Poco tiempo para ilusionar y para destripar al contrario, algo que creían iba a funcionar para dar la vuelta a la tortilla en los últimos comicios. Pero los ciudadanos, hartos ya del "y tú más", sólo confían en fórmulas efectivas y funcionales, mucho más allá de dogmas ideológicos que, a izquierda y derecha, se han demostrado inútiles y a los hechos nos remitimos.

Lo que es cada vez más preocupante es la carga de parálisis que implica cada una de estas convocatorias electorales, por mucho que desde las diferentes administraciones se nos intente convencer de que la maquinaria no se para. Estaría bueno. Pero hay una serie de decisiones que en períodos electorales no se pueden adoptar por ley, además de que existen cuestiones que desde un ayuntamiento o un ministerio se acaban atascando hasta que se ve el color político de quien gobierna.

No parece que se vayan a producir grandes cambios en las listas electorales de los diferentes partidos respecto a las del pasado mes de abril, lo que aumenta la sensación de un 'día de la marmota'. El panorama político interno de los partidos apenas se ha movido como para pensar en relevos en las candidaturas. En lo que toca a Jerez, por si quedaba alguna duda y salvo sorpresa, la deriva que ha tomado la pieza local del caso Gürtel afianzará la candidatura de la ex alcaldesa María José García-Pelayo en la lista al Congreso y, como ya sucedió la última vez, es muy posible que la semana que viene se integre en la Diputación Permanente para mantener el aforamiento. Poco se ha podido observar de los otros diputados jerezanos en este tiempo: la socialista Eva Bravo, María del Carmen Martínez y el senador Carlos Pérez, estos últimos de Ciudadanos. Repetirán salvo hecatombre, y eso que en la formación naranja estos últimos meses han ido de susto tras susto a nivel interno. ¿Temas de campaña nuevos que afecten a Jerez respecto a abril? Anoten: además del caso Gürtel que exprimirá el PSOE, el asunto del Gran Premio de Moto GP en el que socialistas y populares se culparán de cualquier posible fracaso, el Depósito de Sementales y todo aquello que enfrente a Junta y Ayuntamiento.

Vamos, lo de siempre. Déjà vu.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios