Editorial

Vuelve la gran caja andaluza

EL presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, manifestó ayer en el Congreso de los Diputados que es probable que se produzcan fusiones en el sistema financiero español como consecuencia de la crisis actual. El gobernador del Banco de España ya había considerado la semana pasada "inevitable un proceso de reestructuración en el sector financiero español, ya sea con fusiones o con otras fórmulas". Como en un eco procedente del otro lado del océano, el presidente de la Junta, Manuel Chaves, coincidió con este planteamiento concretándolo en nuestra comunidad autónoma. Chaves, desde la capital de Paraguay, subrayó que la crisis está creando las condiciones oportunas y positivas para acelerar el proceso de fusión de las cajas de ahorro andaluzas. "No sólo crea esas condiciones, sino que creo que lo hace necesario", precisó. De este modo, el presidente andaluz retoma su vieja idea de llegar a la constitución de una gran caja andaluza "en el menor tiempo posible", haciendo también oficial lo ya sabido en los círculos financieros y políticos: que hay conversaciones en este sentido. Superadas las confrontaciones que el anterior proceso de fusión generó en la vida pública andaluza, Manuel Chaves insiste en una iniciativa que ahora inscribe en el contexto de la crisis y la necesidad de afrontarla con las mejores perspectivas. Es de destacar que las fusiones, en general, son convenientes para operar en los mercados globalizados y que permitirían poner a las entidades de ahorro de Andalucía en mejores condiciones de competitividad y de disposición para invertir en grandes proyectos, aunque ninguna fusión se puede improvisar ni asegura unos beneficios colectivos a corto plazo (como, por otra parte, evidencia alguna fusión conocida). No obstante, si se preparan y ejecutan bien, respetando la autonomía de cada entidad y sobre la base de la búsqueda de una mayor eficiencia, no cabe duda de que pueden ser un factor positivo en el panorama económico andaluz. La fusión no es la panacea para la crisis, pero puede ser un instrumento adecuado para tomar dimensión y dotar a la economía regional de un mecanismo sólido al servicio del desarrollo colectivo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios