Alejandro Daroca / Adaroca@nortideas.com

¿De quién es el Xerez Deportivo?

Desde la Castellana

Por más que leo, no acabo de enterarme de quién es ahora el Club Xerez Deportivo. Y me parece que en una ciudad como la nuestra no es cuestión baladí. Dos personas que no son de la ciudad, la verdad es que no importa tanto, andan reuniéndose en Sevilla para determinar si de una vez el señor Morales vende sus acciones y el señor Nuchera acaba de comprarlas. Y lo último que se anuncia es que los asuntos procesales retrasan la posible operación más de un mes. ¿Cuantas veces hemos leído que la operación estaba hecha y que era cuestión de días, casi de horas, la firma y el traspaso de poderes? Pues ahora resulta que no, que estos señores y sus listos asesores se han dado cuenta de que hay que convocar Junta General Extraordinaria, aprobar las cuentas oficiales y proceder al traspaso de poderes.

Y eso que el equipo, más bien que mal, se mantiene el cuarto de la Liga, gracias al único esfuerzo de entrenador y jugadores, que son, al menos en teoría, los profesionales del Club. Profesionales algunos que no dudo se encuentren en el mayor terreno de las desilusiones, porque a todo el mundo le gusta saber quién es 'el jefe' y quién debe responder por ellos y ante ellos. Porque ya me dirán en qué terrenos se encuentra un jugador llamado Mendoza, al que parece que Morales quiere renovar un par de años más -con lo que supone para un joven de estas características un contrato de renovación-, cuestión no bien aceptada por los asesores de Nuchera. Y es lógico. Porque de las decisiones de Joaquín Morales, que tiene todos los poderes actuales, tendrá que responder en lo deportivo y en lo económico el que parece que está viniendo desde hace meses, el desconocido Nuchera.

Estos aparentes paréntesis de poder no son buenos para nadie. Y sobre todo afectan a la solvencia del Xerez Deportivo, equipo que representa a una ciudad y que pasea su nombre por España, mientras tiene que hacer frente en lo económico a sueldos y haberes de medio centenar de personas, entre futbolistas, equipo técnico y asesores de todo tipo. Siempre he defendido que el Ayuntamiento no debe entrar en lo económico en estos asuntos, ya que el Club es una entidad privada, independiente y que tiene unos dueños que buscan, cosa normal, el rentabilizar sus inversiones. Pero de alguna manera, el Ayuntamiento sí debería poner orden en el trato. Quiero decir que no se debe permitir que el Club de la ciudad esté descabezado y sus cuentas no estén claras, porque ese es el 'quid' de la cuestión.

Entre los nombres que leo que estén en la pomada está el de Víctor López, dentro del grupo asesor de Nuchera. Si no me equivoco, se trata de un médico, hijo de alguien que fuera prestigioso juez en Jerez. Ya es un detalle y motivo de confianza. Pero me parece que estos asesores de Nuchera no se fían ni de las cuentas ni de las pretensiones económicas de Joaquín Morales. Y al final, la afición resulta tunanteada entre unos y otros. Y eso no es de recibo. Por ello es por lo que sugiero la intervención de un Ayuntamiento que debe velar por los interese de la ciudad y su buen nombre. A lo peor hay que recurrir a una firma auditora que nos ponga las cuentas claras y que nos diga lo que debe el señor Morales o lo que le debemos a él. Pero esta situación de 'impasse' sin solucionar no beneficia en nada al Club, ni a la afición, ni a la ciudad. Hay que dar un paso más, el definitivo, y dejar al Xerez Deportivo en buenas manos.

adaroca@nortideas.com

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios