LA última vez que el presidente del Gobierno y el líder de la oposición se entrevistaron en La Moncloa fue en octubre de 2008. Fue para hablar de la crisis económica y de la renovación del Tribunal Constitucional. Aunque por distintas causas, está a la vista que ninguno de los asuntos tratados en aquella cumbre ha quedado resuelto o, al menos, encauzado. Después de una conversación telefónica mantenida el sábado, Zapatero y Rajoy han acordado encontrarse de nuevo oficialmente mañana. La agenda prevista en la reunión se centra en el análisis de la crisis de Grecia y el plan de rescate arbitrado por el FMI y la Unión Europea y en la situación del sistema financiero español. En el primer caso hemos de esperar que se produzca un claro respaldo del partido de la oposición al compromiso del Gobierno de contribuir con préstamos por importe total de 9.792 millones de euros en tres años a la salvación de la economía griega, que de alguna manera supone ayudar a la salvaguardia del euro y la estabilidad de las naciones integradas, incluyendo la propia España. En materia financiera, ambos líderes deben remover todos los obstáculos de carácter político que están retrasando las fusiones de cajas de ahorros, imprescindibles para consolidar el sistema y hacer que vuelva a fluir el crédito a las empresas. Más allá de los temas previamente fijados, lo que el país espera es que la cita de Rajoy y Zapatero sirva para poner las bases de un acuerdo nacional que permita afrontar la crisis con medidas estructurales y reformas de fondo. No hace falta, ni sería posible, que ninguno de ellos renuncie a su programa. Bastaría con que pactasen un programa mínimo sobre la reducción del déficit público y la modernización del mercado laboral que permitieran empezar a salir de la recesión y la destrucción de empleo. Está claro que se trata de un acuerdo para pedir sacrificios a los españoles, es decir, un ejercicio de responsabilidad y rigor en el que las medidas impopulares que se avecinan puedan ser aceptadas por el compromiso serio y sólido de que ello nos traerá un futuro mejor. No sabemos si Zapatero y Rajoy dejarán escapar esta nueva oportunidad. No habrá muchas más.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios