Crónica Levantisca

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

Zetapeando

¿Tendrán derecho de asilo estos pobres que malviven en el Gurugú mientras sueñan con saltar nuestros muros?

La tragedia y la farsa. La izquierda debería tener mucho cuidado con las repeticiones factuales de la Historia, tal como advirtió Karl Marx en su 18 Brumario. Los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero fueron una gran farsa adobada de buena voluntad, no se llegó siquiera a la tragedia, por lo que es esperable que estos primeros días de fiebre inmunicen a Pedro Sánchez de volver sobre estos artefactos del marketing político que sólo conducen a nuevos gobiernos del PP. Iván Redondo, su asesor áulico, podría regresar con sus anteriores patrones: Monago, el de la Badajoz-Tenerife, y Albiol, el de los cuatro escaños en el Parlamento de Cataluña.

Zapatero persiguió la transición de los combustibles fósiles a las renovables, pero erró en un sistema de subvenciones insostenible; del mismo modo que creó el cuarto pilar del Estado del Bienestar, el de la dependencia, sin el análisis económico correspondiente. Tal como pretendió acabar con un latente problema catalán mediante un nuevo Estatuto que fue el padre del actual conflicto, a la vez que estuvo a punto de cambiarle a ETA su paz por los presos si no hubiese sido por las gamberradas asesinas de Txeroki. "Arnaldo, hombre de paz". Y, en fin, que pagó 1.200 euros por bebé, horas antes de modificar la Constitución para colocar el control del déficit al mismo nivel de exigencia que la de los hombres y mujeres. Buena voluntad tuvo, todo estaba dirigido por las mejores intenciones, pero casi nada salió bien. Más frustración para la izquierda.

Pedro, evita la tentación.

Hay quien supone que tu invitación al Aquarius para que atraque en Valencia es tu gesto germinal, como lo fue la retirada de las tropas de Iraq. Pero como el anterior se trata más de farsa que de trargedia, es un gesto de recorrido muy corto. ¿Tendrán también la categoría de refugiados todos los migrantes que cruzan el Estrecho con destino a las costas andaluzas? ¿O sólo aquellos que, previamente, haya echado el tipo de la Liga? ¿Gozarán del derecho de asilo esos pobres subsaharianos que malviven en los cerros de Tetuán y del Gurugú y que sueñan con saltar nuestros dos muros? ¿Le diremos a Trump que lo suyo con México es una cancelita al lado de lo que protege Ceuta y Melilla?

Todo buen gobernante ha tenido que transitar por un shock de contradicción. C'laro que es jodido gobernar, pero por lo menos cuenta hasta diez antes de hacer caso a esos chamanes de la nada. Sirva de ejemplo lo de Màxim Huerta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios