Crónica Levantisca

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

Esto se acaba

La legislatura se va a quedar en tablas, 175 a 175; de este modo no se podrán aprobar los Presupuestos

El Gobierno de Mariano Rajoy ha perdido el decreto de liberalización de la estiba y, además de una derrota inédita desde 1979, el balance de los votos nos deja la mejor radiografía de una legislatura que corre el riesgo de acabar en 2018; apenas año y medio después de otra que fue fallida por completo. Con independencia del fracaso de los puertos, Rajoy y el PP han avanzado en la gobernabilidad al sumar a su bando al PNV. Esto es sustancial para un futuro cercano, aunque esta vez no haya dado sus frutos. Con el apoyo del PNV y el que había anunciado Ciudadanos -finalmente, se echaron para atrás-, el decreto hubiese contado con 175 votos. Éste hubiese sido el balance: 175 a favor del Gobierno y 172 en contra, tres menos porque había tres diputadas en Nueva York. Pero Albert Rivera lleva demasiado tiempo humillado, recluido en su condición de lenteja, de tal modo que al comprobar que la votación se perdía porque las diputadas volvieron de EEUU, tornó el por la abstención. Ése es el problema de los naranjas: son imprescindibles, pero no suficientes.

Pero aun con los votos del PNV y de Ciudadanos, más el de Coalición Canaria, Rajoy contaría con 175 escaños, no hay más. El Gobierno popular se encontrará en unas semanas con un Parlamento que no puede echarle para atrás los Presupuestos mediante una enmienda a la totalidad (serían necesarios 176), pero que sí le tumbará la ley final del Presupuesto. A pesar del fracaso cosechado en el caso de los estibadores, todo indica que el PNV y el PP se han arreglado, y prueba de ello es que el acuerdo será santificado este fin de semana con una comida privada en Vitoria. El PNV se ha estrenado en su nueva condición de aliado, con su bendición a un plato muy amargo, el de los estibadores. A partir de ahí, lo santificará todo.

Pero para sacar adelante los Presupuestos, que este mes será enviados al Congreso, el PP necesita una reconciliación con Ciudadanos, otro abrazo a la canaria Ana Oramas, y aun así seguirá sumando 175 escaños. Insuficientes. 175 a 175. En esas tablas se va a quedar la legislatura. Sólo había una opción, que era la de llevarse al diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, que está incrustado entre la lista de los socialistas, al bando de los favorables a los Presupuestos. No parece posible, la peculiar política canaria lo impide. Rajoy lo va a intentar, el esfuerzo formará parte de su relato para dar por concluida la legislatura y afrontar una campaña contra los naranjas: su granero de votos perdido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios