DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Uno de los poemas que mejor retratan la realidad de la vida es de la peruana Blanca Varela: "Digamos que ganaste la carrera/ y que el premio/ era otra carrera". Casi siempre lo que conseguimos es la posibilidad de continuar. De las elecciones de ayer, veremos lo que sacamos en limpio los electores, que dependerá mucho del juego de mayorías resultante aquí y en toda Europa. Esto será lo verdaderamente importante, pero habrá que esperar para ver la configuración de los grupos y de las alianzas para poder hacernos una idea.

Para los partidos nacionales (para unos más que otros) y en clave interna, las elecciones de ayer eran un test de supervivencia, una especie de segunda vuelta de los juegos del hambre tras las generales. El PSOE, menos, pero tenía que consolidar su paseo triunfal, como ha hecho (felicitaciones). El PP tenía que ponerse alguna cataplasma y ha conservado importantes plazas de poder territorial, aunque no todas y teniendo que pactar. C's no ha dado ese sorpasso soñado suyo siempre postergado, pero los juegos de las mayorías le permitirán tocar poder y ser muy decisivo, que es la principal vocación de un partido de centro. Podemos, especialmente amenazado por el auge de Sánchez y por sus propias divisiones internas, sale bastante vivo y coleteando entre unos y otros satélites.

Y Vox, que tenía todas las papeletas de tener pocas papeletas, haciendo de chivo expiatorio del fracaso de las tres derechas en las generales, paga el pato, pero a tocateja, con solvencia, sin hipotecar su futuro. Saca mucha representación que será importante. Es de esperar que los partidos que le necesitan para pactar dejen de trabajarle el riñón y que Vox pida responsabilidades efectivas en los gobiernos que apoye, para que se le vaya haciendo un perfil institucional.

Aunque unos suben y otros bajan, la vida sigue igual: quedan los cinco partidos. Hay dientes de sierra en los resultados, fluctuaciones normales en una democracia, aumentadas por la resaca de las generales. Sin embargo, a vista de pájaro, ninguno de los cinco se descuelga, no digo en sus resultados, donde hay diferencias evidentes, sino de su razón de ser (cada cual la suya) y de sus posibilidades de futuro. Sánchez ha ganado las elecciones y los demás han ganado, cada uno en su ámbito, el premio esencial, según Blanca Varela, de cualquier carrera: otra carrera. Tenemos por delante otra aventura de los cinco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios