CON MALA UVA

La bota de los turbios

Los últimos enseres y recuerdos personales que le quedaban a Paco Flores tras el derrumbe de su casa -hace ahora quince meses en La Constancia-, los ha perdido por las últimas lluvias, que echaron abajo la chapa protectora, provocando la filtración e inundanción de la vivienda hasta hacer caer los techos de escaloya y la fachada. Hay que rehabilitar ya el barrio. En la foto, aspecto del techo de una de las habitaciones.

Acaba el plazo para casetas en la Feria

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios