A RIENDA SUELTA

La crisis de la lectura

HOY comienza la Feria del Libro. Al contrario de lo que muchos puedan pensar, los libros sirven para algo más que para adornar los muebles del salón o sujetar objetos en las repisas. Desgraciadamente la lectura sigue estando en peligro de extinción en muchos hogares de España. Las expansión de las nuevas tecnologías han resultado beneficiosas y perjudiciales casi a partes iguales tanto para atraer como para espantar a nuevos lectores. Muchos han encontrado su paraíso en los libros electrónicos, disfrutando de su comodidad, capacidad de almacenamiento y precios reducidos. Sin embargo, sigue habiendo quienes no están dispuestos a renunciar al inconfundible olor de sus páginas les cueste y les pese lo que sea. No obstante, aún queda mucho por hacer para que la lectura deje de ser una afición de minorías. El problema surge desde la raíz, y es que a los niños, desde bien pequeños, se les presenta la lectura como una obligación, como un castigo, y muchos son incapaces de cambiar esta concepción durante el resto de sus vidas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios