Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Un especial trato especial

En su primera comparecencia tras una visita a Jerez con motivo de unas jornadas contra el fraude fiscal, el consejero de Hacienda de la Junta de Andalucía, Juan Bravo, ha anunciado que el Ayuntamiento de Jerez "recibirá un trato especial para sacarlo a flote". El consejero no especificó en qué va a consistir ese "trato especial" para Jerez del que tanto se viene hablando desde hace años dada la asfixia de sus cuentas, casi similar en Andalucía al caso del Ayuntamiento de Jaén. Enfermos crónicos que necesitan algo más que una pastillita para calmar el dolor, estos ayuntamientos no pueden luchar por sí solos para rebajar el peso de una losa demasiado grande. Veamos algunos números, los últimos que existen con certeza, los de la cuenta de 2016. Deuda total: 942 millones, de los cuales más de 700 millones corresponden a préstamos con entidades bancarias. En esa fecha se adeudaban 41,8 millones a los proveedores aunque había otros 65 millones en facturas por reconocer y a la Seguridad Social aún se le debían 96 millones. Probablemente estas cifras hayan cambiado a día de hoy, y pongamos que a mejor, pues de hecho el gobierno socialista ha venido calificando sus ejercicios de "espectaculares". Pero, partiendo de unas magnitudes semejantes, dejar a cero esas cifras negativas parece una quimera y el que viva lo verá. Ni siquiera puede ser una solución que la Junta, caso de que lo tuviera, inyectara más dinero por habitante en Jerez, o que lo hiciera también el Gobierno central. La Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local no nació por gusto. Los excesos cometidos en muchos casos, como el de Jerez, que saltó al primer plano de la actualidad nacional, aconsejaban ese cambio de filosofía, que ya se ha notado en muchos ayuntamientos, en los que a veces incluso se pasan. Porque no olvidemos que se puede ser una ciudad muy endeudada pero con empleo y gran calidad de vida: Berlín.

Sin saber aún a qué se refiere el consejero con lo de "trato especial" para Jerez, desde el PP se ha celebrado lo que de momento no tiene forma alguna, sino que es sólo una intención. El portavoz municipal Antonio Saldaña, que hizo del lema 'Jerez CaPPital' el eje de su reciente campaña, reclamando así un "trato especial" para una ciudad con una situación muy especial -la más poblada de la provincia, la quinta de Andalucía y una de las que tiene más paro de España- considera tras lo dicho por Bravo que "ahora se empezarán a poner las cosas en su sitio". Defensor del consumo de productos locales como las patatas Bonilla o los picos de Gibalbín, Saldaña habra de vigilar muy de cerca ese anuncio, pues ya no habrá excusa para que la Junta no ayude a Jerez. Otra forma de hacerlo es impulsando proyectos que parecen empatanados desde hace años como el Museo del Flamenco de Andalucía -sí, museo y de Andalucía, no un simple centro- y el Centro de Innovación del Motor junto al circuito. Un trazado en el que la Junta es socio y para el que el PP ha venido exigiendo a la Administración autonómica la recuperación de la Fórmula 1. Si se consiguiese sólo esto, ya tendríamos un trato especial y sería para brindar. Con un jerez, por supuesto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios