NOTAS

Manuel De La Peña / Manudelapena@yahoo.es

Algo falla en la Feria El cantazo del CAF

La Feria es un verdadero tratado de sociología, además de un invento fantástico. Toda una ciudad, incluidos sus visitantes, se traslada a un parque y potentados, clases medias, hipotecados, supervivientes y tiesos conviven en unas pocas hectáreas durante unos días. Aparentemente todo el mundo tiene su lugar, pese a que la puesta en escena se desarrolla en un territorio no demasiado extenso y la fiesta discurre trufada entre los alardes de unos y las limitaciones de otros sin que aparentemente nada chirríe, a excepción de la huelga de autobuses. Pero hay algo que de un tiempo a esta parte rompe ese equilibrio, que a veces sólo había zarandeado levemente algún metepatas, pero que jamás había sido consustancial con nuestra Feria. Un titular de este Diario hacía añicos la semana pasada el sello de marca de la fiesta: "La policía vuelve a cargar en la zona de..." El encabezamiento de una información así era absolutamente impensable hace poco tiempo y denota que algo esta fallando estrepitosamente. La cuestión no se reduce a calcular cuántos policías se envían a ciertas zonas del Real, sino de tener un criterio más riguroso al adjudicar las casetas y los subarriendos de las mismas .

Ocho huelgas en doce años

A los conductores de los autobuses urbanos les hacen tanta gracia mis opiniones sobre sus huelgas como a mí su forma de proceder. Me dicen que la tengo tomada con ellos y para que los lectores vean que no hay nada personal, haré algo que jamás podrán tachar de subjetivo: recordar lo que ganan. Un conductor de antigüedad media percibe un sueldo bruto anual de unos 34.000 euros, es decir 5.656.000 pesetas, distribuidos en 17 pagas y con un descuento fiscal medio que ronda el 20%. Las reivindicaciones que plantean en la actualidad supondrían un incremento del coste de la masa salarial de un 11%, entre ampliación de días en asuntos propios, más tiempo libre o descanso para bocadillo...etc. Para rematar la faena está la gestión de la bolsa de trabajo, cuyo resultado se puede observar sencillamente viendo el grado de parentesco entre los integrantes de la plantilla y las nuevas incorporaciones. Verán que se trata de un colectivo que realiza un trabajo responsable, pero que no está precisamente desvalido. Con la actual concesionaria han realizado 8 huelgas en 12 años, un dato revelador del talante de los intervinientes, a la vez que un ejemplo municipal en potenciar el crédito sobre el uso del transporte público.

O el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) ha cometido una errata o alguien va a tener que dar una explicación más solvente sobre el futuro del Centro Andaluz de Flamenco (CAF) en Jerez. La publicación oficial incluyó el pasado 2 de mayo un decreto en el que cita de forma clara la supresión del CAF como servicio administrativo y sin personalidad jurídica. Declaraciones posteriores de la directora del centro, asegurando que sólo se trata de un simple cambio administrativo, o la inexplicable tibieza en la reacción de la alcaldesa no ayudan precisamente a despejar las incertidumbres sobre el futuro de la institución. Que se sepa, un párrafo de un boletín oficial tiene mayor rango legal que una declaración periodística. Alguien ha cometido un grave error y el cantazo en el mundo del flamenco ha sido mayúsculo, pues descafeinar o desvirtuar el CAF supondría una severa zancadilla en la trayectoria que con tanto esfuerzo y rigor emprendió la ciudad hace años en este ámbito cultural.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios