DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cambio de sentido

¿Qué familia?

Hay quien cree que su modelo de familia está en riesgo por el mero hecho de que existan otros

La de Julia y María, mujer y mujer, y su hija Lara? ¿La de Marta y Gernot, también casados, que viven a miles de kilómetros la una del otro? ¿La formada por Luis, Bea, y las hijas que cada cual tuvo en sus anteriores matrimonios? ¿La de Pepa, que con 80 años se siente vivir junto a su Jose (con el que sólo está arrejuntada, para no perder la pensión)? ¿La de quienes se aman -o no, pero han decidido sobrellevarse mutuamente (codependencia, lo llaman ahora)- y aguardar la muerte juntos? ¿La de quien tuvo que volver con sus hijos a casa de sus padres? ¿La de quien no tiene padre, ni hijo, ni Espíritu Santo? ¿La progenie del adúltero hipócrita? ¿La que forman los amigos que viven juntos y se llaman entre sí "hermanos"? ¿La de la hija pródiga, que dice "no" a las imposiciones familiares para poder decir "sí" a sí misma? ¿La del marinero con una suegra en cada puerto?

La creación de una Consejería de la Familia (punto 18 del acuerdo entre el PP y la carcundísima) deja en el aire una pregunta -retórica, claro-, "¿pero qué Familia?", y su respuesta evidente: un modelo único, formado por la unión indisoluble de un hombre y una mujer y "abierta a la vida", que así lo llaman cuando les da el apretón lírico. Ser una de estas familias ha de ser una opción tan libre como otras muchas. Cuesta trabajo entender a quienes creen que su modelo está en riesgo por el mero hecho de que existan otros, y a quienes ven sus derechos en peligro cuando los demás también reclaman los suyos. Albert Rivera -que comparado con los de la nueva-vieja derecha es John Lennon- dijo ayer que de Consejería de Familia, nanai: que de Familias. Esos señores del Nor, que ahora tutelan el destino del maltrecho Sur, debieran pensar un rato cómo apoyar, con las cuentas en la mano, a las familias. La conciliación, el empleo, la concienciación en el reparto de tareas del hogar y los cuidados, la lucha contra la violencia machista y contra la pedofilia, la buena escuela pública, la planificación familiar, la cultura… todo ello mejoraría la forma en la que cada cual se vincula y vive.

(Hay una forma concreta de familia, muy mediterránea, que añoro. Es la familia extensa; es decir, la compuesta por tíos, abuelas, primos, compadres, la amiga acogida, cuñados -que ahora han caído en desgracia pero, antaño, el cuñado, el de la mula torda, tenía su gracia-. Se trata, literalmente, de una tribu, una red familiar plena, no exenta de conflictos pero ajena "a los de arriba". A ella honro).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios