DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La colmena

Magdalena Trillo

mtrillo@grupojoly.com

No hacer nada

España ya funciona a pesar de los políticos. Hace dos meses del Gobierno en funciones y la Bolsa ni se ha inmutado...

No hacer nada y no sentirse culpable por ello. Dicen los expertos que es el punto clave de la desconexión vacacional: no revisar el whatsapp ni el correo, esconder las claves del escritorio remoto, asumir que nadie es imprescindible, aprender a delegar sin preguntar a cada rato "cómo va todo" y, sobre todo, no planificar... Ni siquiera el tiempo de ocio (continúo yo): no hay que cumplir con ningún libro, no hay que elegir entre la playa y la montaña, no hay que volver bronceado y con dos kilos de más y no hay que llenar la tarjeta del móvil de fotografías y selfies irrepetibles.

Sin tener muy claro si son psicólogos de verdad o aspirantes a influencers quienes están detrás de estos consejos, me atrevería a concluir que todos los mandamientos del buen veraneante se resumen en dos: no hay que matarse haciendo de turista y no hay que tenerle miedo al vacío.

Es el siguiente desafío al que nos enfrentamos los españoles -poner sentido común a las vacaciones- después de la lección de madurez que hemos aprendido gracias a la incompetencia de nuestros políticos: no hay Gobierno y no pasa nada; planean unas nuevas elecciones en noviembre y no pasa nada. No hace tanto que abríamos los informativos con la situación de la prima de riesgo como vaso comunicante del desconcierto en La Moncloa, los órdagos de Cataluña y las amenazas de los hombres de negro de Bruselas. Hoy, en Europa ya se está pensando en bajar aún más los tipos para reactivar la economía -¡los hipotecados echaremos de menos a san Mario Draghi!-, pero preocupa más la guerra comercial con Estados Unidos y una salida dura del Brexit con Boris Johnson que las aventuras políticas de los Estados del sur.

Poco importa si Pedro Sánchez y Pablo Iglesias hacen un segundo intento de gobierno de izquierdas en septiembre -sujeto además en esas fechas a los independentistas y al fallo del juicio del procés-, si los lobbies de presión consiguen que Ciudadanos se mueva de su obsesión con dar un sorpasso al PP explorando un Ejecutivo moderado de centro o si fracasan todas las vías y acabamos con la repetición electoral acudiendo a las urnas el 10 de noviembre. España ya funciona a pesar de los políticos; las instituciones -los funcionarios- se han emancipado y el no hacer nada que tanto se le criticó a Rajoy puede que no sea tan negativo si se traduce en un "Señores políticos, déjennos hacer".Hace dos meses que sobrevivimos con un Gobierno en funciones: ¿ustedes lo han notado? Porque la Bolsa ni se ha inmutado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios