Miriam Tamayo era una joven de 22 años, con un hijo de diez meses, que el 12 de junio de 2013 iba, como otros muchos jóvenes, a un almuerzo de fin de curso en la Escuela de Hostelería, a la que nunca llegó. Ese triste día se cruzó en su camino su ex pareja poniendo fin a su corta vida tras asestarle varias puñaladas a plena luz del día, en la avenida de Lebrija. Yo no la trate, pero sí conocí a sus padres y a su hijo el mismo día en el que fue apuñalada. En aquella fecha era asesora de comunicación en el Ayuntamiento de Jerez. Aún tengo grabada en la mente esa llamada a la alcaldesa en la que la Policía Local le informaba del trágico suceso. Minutos después acudíamos al lugar de los hechos, donde el cuerpo de la joven estaba tendido en el suelo esperando la llegada del juez, mientras los agentes intentaban localizar a sus padres.

Este mes se han cumplido seis años de su terrible asesinato. Cada vez que pasó por la avenida de Lebrija, donde no falta ese pequeño ramito de flores, pienso en ella y en su niño, ese pequeño que aquella tarde jugaba en casa de sus abuelos, ajeno a todo lo que estaba sucediendo, gracias a una familia que se esforzaba en suplir la falta de su madre. Hoy ese chiquitín tendrá casi siete años. Su historia es la de un niño al que estoy segura no le ha faltado el cariño de los suyos, pero es también la historia de un pequeño al que se le arrebató el amor de una madre de la forma más cruel.

No hay mejor manera de entender el dolor que provoca la violencia de género que poner rostro, nombre y apellidos a sus víctimas. Y eso es lo que ha hecho RTVE.es con el especial interactivo "Mil Mujeres", una iniciativa con la que se quiere reconstruir la vida de cada una de las víctimas para hacer ver una realidad a la que no nos podemos acostumbrar. En el sexto aniversario de su asesinato, la historia de Miriam es la de una madre luchadora que se formó en la Escuela de Hostelería para dar un futuro a su hijo, la de una joven que recibió todo el cariño y apoyo de sus padres cuando tomó la sabia decisión de alejarse del hombre que le arrebató la vida, la de una niña con toda una vida por delante que se truncó un mes de junio... ¡Ni una más!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios