Tribuna Libre

Dr. Antonio Arcas de los Reyes

Profesor Honorario del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Cádiz

¿Qué es primero el huevo o la gallina?

Desayuno leyendo en este medio que Fomento vincula la ampliación de la pista del aeropuerto de Jerez a la demanda turística. Ello me hace alterar la tranquilidad del desayuno del domingo, y tengo la necesidad de escribir sobre ello.

La noticia ofrece una serie de información, las cuales algunas se contradicen (según el organismo que informa), y otras carecen del rigor científico, que debe de tener una decisión como esta. Quede claro que el Diario de Jerez solo hace informar de las diferentes fuentes a las que accede.

El transporte aéreo es clave para el turismo, lo sabemos todos. El extraordinario crecimiento del turismo internacional en las últimas décadas se debe tanto a los avances del transporte aéreo tanto como al auge de la clase media, la aparición de nuevas tecnologías de la información, las comunicaciones y las fuerzas de la globalización. ¿Alguien a estas alturas lo duda?

Ambos el turismo y la aviación tiene un poderoso efecto multiplicador en la economía. La aviación genera directamente un PIB mundial de alrededor de 539.000 millones de dólares de los EE.UU., como nos indica la Organización Mundial del Turismo, en su trabajo “El turismo hacia 2030, añadiéndonos que supone un efecto indirecto que duplica esa cifra.

Se estima que 8,4 millones de personas trabajan directamente en el sector de la aviación civil, y otros 48 millones están empleados en industrias turísticas relacionadas. El efecto multiplicador es significativo: se calcula que por cada 100 dólares de ingresos que produce el transporte aéreo se genera una demanda adicional de 325 dólares y por cada 100 puestos de trabajo creados por el transporte aéreo nace una demanda media adicional de bastante más de 600 empleos en otros sectores.

Tanto la OMT como la OACI prevén un crecimiento continuado, con 1.800 millones de llegadas de turistas internacionales en 2030, de los cuales el 52% llegaran a su destino por avión, y 6.300 millones de pasajeros previstos en el mundo para 2030. Para que esto suceda, y especialmente fijándose en el crecimiento verde, es preciso superar algunos desafíos en el nexo entre turismo y aviación. Para la aviación, este desafío incluye principalmente la capacidad de las infraestructuras; políticas de transporte

aéreo eficaces; y sostenibilidad ambiental. Desde la perspectiva del turismo, es necesario centrarse, entre otras variables en: seguir mejorando la conectividad aérea mediante la liberalización del transporte aéreo, la agilización de la tramitación de los visados y el desarrollo de las infraestructuras. La aviación y el turismo, por separado, no podrán superar estos desafíos.

Si se unen para abordar los desafíos, se podrá obtener la cuota que justamente les corresponde de las crecientes oportunidades que el turismo y la aviación están generando y van a generar en los próximos años y décadas.

¿Qué hay que condicione más un crecimiento turístico que el transporte?

Ya en el 1967 el profesor Cuervo nos decía que "El turismo es un conjunto bien definido de relaciones, servicios e instalaciones que se generan en virtud de ciertos desplazamientos humanos".

La palabra desplazamiento está como referencia básica para efectuar turismo, por lo tanto, la finalidad de los medios de transporte dentro del sistema turístico es la de permitir el desplazamiento del turista, esto hace que estos medios permitan tener acceso al lugar en el cual se ubican o localizan los atractivos turísticos.

Yo lo tengo claro, primero la Gallina (el aeropuerto), después el huevo (los turistas).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios