La madurez de los hijos de la Concepción

El próximo domingo, Jerez celebrará con gozo el día de la Inmaculada Concepción. En este contexto, la Hermandad de la Exaltación con su Imagen dolorosa de María Santísima de la Concepción Coronada vivirá con intensidad el aniversario de la Coronación Canónica de su titular mariana. Desde el pasado domingo que se trasladara la Santísima Virgen a la Santa Iglesia Catedral, la Hermandad popular de Las Viñas está viviendo con intensidad unos cultos extraordinarios en el primer templo jerezano, en el que ha conseguido contar con tres personalidades eclesiales: dos cardenales y un arzobispo emérito. Y sus hermanos están respondiendo a esta celebración. Con un cortejo numeroso en el traslado del pasado 1 de diciembre y una más que generosa asistencia al Solemne Triduo en el primer templo diocesano dan buena cuenta de la madurez que está alcanzando esta cofradía de la periferia. Una Hermandad que desde esta efeméride que celebra, convirtiéndose en la primera Hermandad de Jerez con una dolorosa coronada canónicamente, ha crecido en hermanos, en madurez y sobre todo en grandeza gracias a la voluntad de sus hermanos y por el amor a sus Sagrados Titulares.

Hoy la Hermandad ha pasado de ser una cofradía humilde a una Hermandad con categoría que puede presumir en número de hermanos, en vida cofrade y todo ello sin perder su carácter popular. Sin perder la esencia que solo se encuentra en aquellos que han vivido más allá del puente y han sentido la cercanía de una Madre De Dios, María Santísima de la Concepción Coronada que ha hecho de sus hijos, los hermanos de la Exaltación, sentirse orgullosos, con más o con menos de ser hermanos de Las Viñas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios