Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Nueve meses

Comienza la cuenta atrás de un curso que concluirá con una nueva Corporación municipal. El final del verano que anticipa la llegada de los primeros actos de las Fiestas de la Vendimia supone el principio de nueve meses que se prevén apasionantes e intensos en lo político, no sólo a nivel local, pues aún no se han apagado las voces que hablan de adelantos electorales nacionales, autonómicos e incluso coincidencias de ambos. Pase lo que pase, estamos ya en una precampaña municipal en la que se mira muy de reojo a lo que pasa en el resto del país, con los ecos de la moción de censura afectando a las intenciones de voto y la renovación de liderazgo en el Partido Popular con previsibles consecuencias en muchas listas y candidaturas que están por venir. Socialistas y populares iniciaron hace ya meses en Jerez una competición para ver quiénes visitan más barrios, unos vendiendo obras ejectutadas y otros prometiéndolas, justo al contrario de lo que podíamos encontrar hace ahora cuatro años. Y ya hemos visto que todo es susceptible de venderse, publicitarse y mostrarse sin tapujos, desde una capa de asfaltado a la entrega de una lavadora, aunque sea de segunda mano, a una familia sin recursos de El Mojo. Esta batalla política se está jugando en buena parte en el terreno de las extendidas redes sociales, un escenario virtual que en muchas ocasiones poco se parece al real y propicio para el desarrollo de fake news. Los problemas reales de los vecinos, que es de lo que esperemos se hable a partir de hoy, se pueden ver y tocar sólo salir a la calle, sin necesidad de estar conectado a una red y a un contrato de datos. Sin duda será el de la limpieza (y no por lo de la lavadora) uno de los más recurrentes en el debate municipal, donde hay formaciones políticas actualmente representadas en el Ayuntamiento como Ganemos, Podemos, Izquierda Unida y Ciudadanos que a estas alturas no han presentado a sus candidatos o candidatas a la Alcaldía.

La percepción ciudadana recogida en algunas encuestas es que Jerez no está limpia y que los servicios municipales son bastante mejorables. Harían bien nuestros gobernantes en preocuparse de las razones de ello en lugar de cuestionar esas encuestas. Muchas elecciones se pierden, o se ganan, por cuestiones sencillas, cotidianas, y por percepciones ciudadanas, a veces alimentadas o no por el estado de la 'marca' (las siglas) o el carisma de los candidatos. De aquí a mayo del 19 unos tratarán de convencernos de que Jerez está mejor que cuatro años, otros que peor, y otros dirán que ni fu ni fa, tal vez pensando en guardarse cartas postelectorales. Y es que visto lo que sucedió en 2015 y con las mayorías absolutas cada vez más complicadas de lograr, muchas cuentas de estos próximos meses se harán pensando en posibles pactos.

Hasta entonces, a la espera de inauguraciones, reinauguraciones, mítines, ruedas de prensa, videos de candidatos salvando gatos de los árboles, banderolas y carteles, autobuses y caravanas, dirigentes y ministros de visita, previsible reparto de claveles durante la Feria, etcétera, etcétera, tan sólo un deseo: que sea una campaña limpia y que al final ganen los jerezanos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios