DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Crónica Personal

El Estado no miente

Puigdemont se encuentra en libertad mientras sus principales colaboradores sufren prisión provisional por su culpa

Ha dicho Puigdemont que los independentistas han desmontado las mentiras del Estado, una vez que la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein ha determinado que el ex presidente de la Generalitat no ha cometido el delito de rebelión y, una vez extraditado, solo puede ser juzgado en España por malversación.

El Estado no miente, habría que responderle. Al menos el Estado español, algo de lo que no pueden presumir la Generalitat ni el Parlament, al menos durante el mandato de Puigdemont, que han engañado, manipulado y delinquido sin que pestañeasen sus presidentes. La prueba de que el Estado español no miente es que los propios fiscales de Schleswig-Holstein consideraron que Puigdemont sí había cometido delito de rebelión y recurrieron el auto de los jueces, que han vuelto a pronunciarse como la primera vez. No dicen además los jueces alemanes que Puigdemont sea una hermanita de la caridad inocente de todo lo que se le acusa, sino que en Alemania el delito de rebelión exige unas condiciones de violencia que no contemplan la legislación española.

Hay que reconocer que la sentencia es decepcionante para los que conocen las peripecias de Puigdemont y sus seguidores, saben cuáles son sus objetivos, y hasta qué punto se saltan las leyes y no dudan en cometer toda clase de fechorías. Saca pecho Puigdemont, como hace su acólito Quim Torra, pero esa actitud no oculta algo que debería llenarles de vergüenza: Puigdemont se encuentra en libertad mientras sus principales colaboradores sufren prisión provisional por culpa de que Puigdemont se fugó sin importar las consecuencias de su huida.

La pelota se encuentra ahora en el tejado del juez Llarena, que podría tomar la decisión de retirar la demanda de entrega, como hizo con Bélgica, para evitar así que no pueda ser juzgado en España por rebelión. Pero también las autoridades de la Unión Europeas tendrían algo que decir sobre el asunto. Es evidente que fallan todas las iniciativas que se han tomado hasta ahora para que exista un criterio común respecto a la aplicación de la Justicia en la UE, que Eurojust no sirve para nada, ni tampoco las reuniones periódicas de fiscales que tratan de igualar delitos y penas, y que mientras hay jueces que no discuten las peticiones de extradición y entrega de los países miembros de la UE otros, sin embargo, intentan enmendar la plana a los peticionarios. Hay días en los que se comprende el auge del euroescepticismo…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios