Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Todos en la misma moto

Tal vez en ocasiones no somos conscientes de lo que supone que Jerez lleve más de tres décadas albergando un gran premio del Campeonato del Mundo de Motociclismo, un evento gigante en el calendario deportivo. Cuando llevamos tanto tiempo con algo en nuestras manos, a veces perdemos la noción de su verdadero valor. Llega mayo y ahí están, como por arte de magia, como si fuera por decreto, los trailers de los equipos, los moteros con sus beneficios y también sus molestias, y Jerez durante unos días en el centro del mapa informativo. Y, sin embargo, es mucho el esfuerzo que se realiza para que año tras año esto sea así. Esfuerzo de todos. De los bolsillos de los jerezanos que mantienen durante todo el año el circuito para que esté a la altura, y las exigencias, de celebrar pruebas al más alto nivel de competición. Así ha sido durante todo este tiempo, gobierne quien gobierne en el Ayuntamiento. ¿Quién se atrevería a desperdiciar o abandonar un activo así que vio la luz en 1986 en tiempos de Pedro Pacheco alcalde y continuaron las siguientes alcaldesas de la ciudad?

También esfuerzo de los bolsillos de todos los andaluces, pues del presupuesto de la Junta de Andalucía, a través de su Consejería de Turismo, sale el dinero necesario para pagar el canon que permite celebrar en el Circuito de Jerez una prueba de la categoría de este fin de semana.

Esfuerzo del Ayuntamiento, que entrega todos sus recursos humanos y materiales al éxito de un evento que repercute en la imagen de la ciudad y en el bienestar de muchas personas que trabajan gracias a él.

Esfuerzo, o sacrificio, de muchos vecinos que han de soportar durante unos días (este año más de lo habitual debido al macro puente festivo en la Comunidad de Madrid) las molestias de ruido, colas, aglomeraciones en el tráfico, etcétera, que conlleva la llegada de decenas de miles de motoristas. Y esfuerzo, también hay que decirlo, de muchos empresarios y trabajadores (por desgracia no todos) que tratan de estar a la altura durante el Gran Premio para que esos visitantes vuelvan cada vez con más ganas.

Pero todo ese esfuerzo genera mucho bien. Por eso, y no nos cansaremos de decirlo, el Gran Premio hay que mimarlo, cuidarlo y mejorarlo cada año, cada día. Tras unos primeros años de desmadre en las calles, que costaron muchas vidas, se tomó conciencia de la necesidad de regular el uso de las motos por quienes nos visitan. Poco a poco eso se ha ido relajando a medida que también se concienciaron muchos moteros. Pero las escenas vividas estos días previos, con carreras ilegales en avenidas de Jerez, sean jerezanos o no los protagonistas, suponen un peligro y dañan la buena imagen de la ciudad. Atentos, no sea que demos pasos atrás.

Y al igual que la seguridad es cosa de todos y la coordinación entre instituciones es modélica, en lo político, tras el cambio de gobierno en la Junta, es necesario que se mantenga la unidad en torno al Circuito y lo que le rodea (llámese Centro del Motor o lo que sea). No perdamos de vista que hoy, con el Gran Premio, proyectamos una única imagen como ciudad, comunidad y país. Que nunca se nos gripe ni coja 'perla' esta moto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios