QUÉ gusta en política un ombligo ajeno. Precisamente el creerse el epicentro del mundo y no realizar una autocrítica ha costado a muchos diligentes políticos dejar de serlo. Pero no aprenden, porque por supuesto es más fácil (por esto de seguir con refranes) ver la paja en el ojo ajeno. Aunque en el tuyo esté comiendo media granja. Por desgracia, la sociedad ya viene de vuelta y hasta poco se cree de ostentosas promesas políticas que, como siempre, vienen marcadas por un calendario electoral. Dice Mariano Rajoy en la Convención Nacional del PP que ahora es cuando empezarán a bajar los impuestos y da un mensaje de optimismo, que ojalá hubiera podido hacerlo antes. Este espíritu positivo contrasta en demasía con una Europa demandante de recortes y una herida de muerte en el paro. Pero unas elecciones al Parlamento Europeo y que se cumplan ya tres años de legislatura comienza a poner nervioso al personal...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios