La Crestería

Manuel Sotelino

Firmas Cofrades

LOS vemos por las redes sociales. Se trata de los que protagonizan esas firmas que las hermandades hacen dentro del marco de un despacho de hermano mayor con la banda tal o con la agrupación cual. Con todos mis respetos a todas estas iniciativas, me hace gracia cuando veo a los directores de las bandas rubricar el contrato junto con los miembros de una junta sacando pecho como si aquello fuese el ‘Tratado de Versalles’ o el ‘Acuerdo de No Proliferación Nuclear’.

Y es que, esto de las cofradías, en muchas ocasiones, se ha convertido en un artificio que se queda en la cáscara y se olvida de lo fundamental. Antiguamente, hablaba yo el otro día con un cofrade que peina más canas en el pelo que hojillas en el tallado de un canasto, estas cosas se llevaban con mucha más discreción. Ahora, por una banda colocada en tal sitio se monta un cirio y por una buena firma con una agrupación musical de El Cuervo para arriba se le da más bombo que a la convocatoria de unos cultos.Ciertamente, los post en los que aparecen estas firmas, suelen tener más visitas que la convocatoria con la orla barroca de un quinario. Pero no es menos cierto que todo esto se alimenta dándolo como noticia. Sólo se salvan las de silencio que se deben de quedar con las ganas de hacerse la foto. Aunque ahora que lo pienso tal y como escribo, también ha habido acontecimientos entre bandas y cofradías de silencio. Que hay de todo en la viña del Señor.

En cualquier caso son firmas que parecen declaraciones de paz; o de guerra. Depende de cómo se mire. Y lo digo porque hay otras firmas que sirven para mantener a un capataz en el martillo. Y es que, aquí, sólo se necesita un tipo de firma. Las necesarias para forzar un cabildo extraordinario de hermanos o un pleno. Ojo porque esto está tan divertido que también hemos vivido lo de las famosas dieciséis firmas para celebrar un pleno. El caso es que los cofrades se tiran firmando todo el día. Y ya se sabe que el firma es el que pierde. Y si no, que me lo digan a mí que cada domingo firmo esta columna.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios