El PP muere por la presidencia andaluza, y pondrá todas las facilidades para el pacto, y más. Vox quiere reivindicarse como la pieza decisiva del cambio, aunque pedirá lo suyo, como es lógico (y explicaré mañana). En principio, el problema es Ciudadanos, como explica aquí mismo Sánchez Saus, pero C's tiene diez motivos, diez, para apuntarse:

1) La presión social para el cambio político es incontenible. 2) C's ya ha pagado (¡por adelantado y a tocateja!) el precio mediático de pactar. Con lo que lo han insultado a cuenta de la constitución de la Mesa, tiene para la investidura y le sobra. 3) Además, dispone de ahorros de equidistancia en la caja andaluza, donde apoyaron al PSOE de Susana Díaz una legislatura entera. 4) Pero lo hicieron desde fuera y ahora, según el pre-pacto con el PP, van a tocar bola en un milimetrado 50%. Los cuadros del partido en Andalucía se quedarían a cuadros si no.

5) Sobre todo, están las encuestas nacionales. Según ellas, Vox ha llegado para quedarse. C's tendrá que acostumbrarse a pactar con el nuevo partido, y mejor estrenarse en Andalucía, donde tantos años de socialismo son una fermosa cobertura moral. Quedaría feo que Juan Marín no pueda pactar con el juez Serrano mientras que Rivera pacta con Abascal a los pocos meses. 6) Esas encuestas invitan a C's a soñar con el sorpasso al PP, lo que le pondría en cabeza de las «tres derechas» para instalarse en Moncloa. Difícilmente C's podrá dar ese salto enfadando a la sección centro-derecha de su electorado por renunciar al cambio andaluz. Los enviaría de vuelta al PP, engordando a su rival directo. En cambio, Pedro Sánchez, con su Falcon y su Torra, le está poniendo fácil a C's mantener su voto de centro-izquierda.

7) Las encuestas en Barcelona no salen. El sueño de cambiar el apoyo de Vox aquí por el voto progre allá se desvanece. 8) En la sombra, serpentea la bífida cuestión del liderazgo. Si Valls impone un veto a Vox, ¿quién marca la agenda nacional? ¿No tendrá celos Rivera? 9) Los socios europeos de C's no pueden vetar nada, pues muchos ellos ya han pactado con partidos de la derecha alternativa.

10) Hay datos, encima, que demuestran que permitir que los nuevos partidos se integren en el sistema frena su crecimiento exponencial, al exponerlos a las contradicciones de la realidad. También por el pragmatismo de compartir con Vox el desgaste de apoyar a Juanma Moreno, C's querrá pacto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios