Por montera

La política intolerable

Hay a quienes, supuestamente, les viene bien recibir una amenaza que, saben, no se va a cumplir

Las elecciones de Madrid se están convirtiendo -o mejor, podrían convertirse de una vez-, en el detonante para el principio del fin del estilo político que se ha asentando en España. Sería muy aventurado determinar cuándo se perdió el debate de altura democrático entre aquellos políticos de los que se aprendía puesto que sus discursos estaban construidos desde las bases del conocimiento y el estudio permanente. Quiero recordar que se respetaban, y mantenían el respeto por las instituciones y el cargo que ostentaban, incluidos a los ciudadanos. El efecto era de espejo, ya que ese respeto llegaba a ser mutuo. En los últimos años, es verdad que han accedido a la política una serie de personas a las que sólo parece que les interesa lograr un estilo de vida para su gozo y disfrute. Llegan a la política para tener un trabajo bien remunerado. Echando mano de sus currículums, la preparación de muchos de ellos es muy insuficiente como para asumir y estar a la altura del cargo que se les otorga en las elecciones. Debería exigirse ya una preparación mínima, de alto nivel, que evite vuelvan a repetirse situaciones tan deleznables como el último debate entre los líderes que batallan por el primer puesto en la capital de España. Las amenazas de muerte deben condenarse de manera contundente. Nadie, nadie en nuestro país debería sentir la ligereza al enviar un sobre con una nota amenazando a la persona y de paso a su familia, en un sobre relleno de balas. Esa no es España. Pero ha pasado. Este hecho de que tres políticos hayan recibido estos mensajes días atrás, conforma una peligrosa realidad. Pero, se agrava que este hecho está siendo mal utilizado por haberse convertido en material para la campaña política por parte de políticos sin escrúpulos. Hay a quienes, supuestamente, les viene bien recibir una amenaza que, saben, no se va a cumplir. Oh, sí. Rocío Monasterio hizo estallar a un Pablo Iglesias que cuando susurra con su voz, dispara. Había mentido el día anterior al decir que él fue quien dirigió y ordenó a la UME desinfectar las residencias de ancianos. Margarita Robles, horas después, negó que eso fuera cierto. Otra mentira de Iglesias que alienta a sus masas en Vallecas, en Barcelona, y que dijo, que en la "moderna democracia se justifiquen los insultos", también a nosotros, periodistas. El foco está en que la amenaza es intolerable y, en que la ultra izquierda y la ultra derecha deben encajar sus comportamientos e ideologías en la paz política y social. Sepan que son el hazme reír de todos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios