La columna

Bernardo Palomo

Yo te presto, tú me prestas

El sábado pasado la Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración sacó a sus sagrados titulares a las calles de Jerez conmemorando los cuatrocientos veinticinco años de su Fundación. Nada que objetar. No eran esas absurdas y gratuitas efemérides que últimamente se han inventado en el seno de algunas cofradías para sacar sus imágenes a las calles por mínimos asuntos de lo más variopinto y descabellado y con el consiguiente beneplácito de las autoridades eclesiales. El acontecimiento en torno a la corporación nazarena del Cristo bien valía una procesión extraordinaria. Fue muy entrañable observar el discurrir de la cofradía por calles añejas del barrio de San Miguel, como ocurrirá el próximo sábado por otros lugares de Jerez. Además, incluso, era de mucho sabor histórico contemplar al Cristo sobre una vela azul, sin nada que ver con la de malla a la que estamos acostumbrados a verlo cada Viernes Santo. Hasta nos pareció hermoso, como curiosidad y por lo extraordinario del día, el paso con una flor distinta a ese rojo "Cristo" de cada Semana Santa y sin la gracia excelsa de los candelabros de tulipas enredados con esparragueras. Pero lo que me pareció bastante fuera de lugar fue lo de llevar a la Santísima Virgen del Valle sobre el prestado paso del Prendimiento. ¿Para qué?, ¿por qué? Se perdía todo el habitual sentido procesional y, además, se rompía con el clasicismo de una imagen siempre definida por su incomparable manto - y palio - "colorao". Las modas se imponen y eso de los préstamos cofradieros está a la orden del día sólo porque a alguien se le ha ocurrido hacer experimentos que impacten. ¿A quién? Lo peor de todo esto que se permite llevarlo a cabo. Mucho me temo que como sigamos con estas experimentaciones faltas de sentido y criterio, algún día pedirán prestado al Marquillo del Nazareno para sacarlo en el paso de la Custodia. ¡Tú da ideas!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios