en la retina

Un rastrillo sin género como forma de protesta

Más claro, agua. Así de explícitos se mostraban ayer varios de los vendedores que cada domingo instalan sus puestos en la Alameda Vieja en el marco del popular rastrillo. Con el objetivo de reclamar un rastro también en las tardes del verano, ayer protestaron durante varias horas de forma simbólica instalando un mercadillo diferente, sólo con mantas en el suelo y sin el género que ponen a la venta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios