TRAS las cumbres de julio y octubre, que se han mostrado incapaces de frenar la crisis y abortar la recesión, la Unión Europea se prepara para celebrar, el próximo viernes, un Consejo de jefes de Estado y de Gobierno que se presenta trascendental. Quizás si también fracasa la construcción de Europa sufra un golpe definitivo. Los líderes de los dos países que actúan como motores de la UE, Francia y Alemania, tratan de encontrar vías de acuerdo en sus diferentes concepciones. Merkel y Sarkozy intentan, en una reunión bilateral prevista para el lunes, un conjunto de propuestas que puedan ser asumidas en la cumbre del viernes. Los dos mandatarios parten de un planteamiento común en lo que se refiere a la necesidad de disciplina fiscal, que se exige forme parte del corpus jurídico de todos los miembros de la Europa de los 27, y a la instauración de alguna forma de autoridad financiera por encima de los estados. Este pacto implica mecanismos de sanciones automáticas para los países que incumplan los objetivos del déficit acordados, así como una supervisión de los presupuestos nacionales y seguimiento de su ejecución. Por el contrario, persiste el desacuerdo acerca de la emisión de eurobonos y el papel del Banco Central Europeo en torno a los rescates y adquisición de deuda de las naciones en dificultades. El nivel de mantenimiento o superación de la soberanía de los distintos estados es otro de los puntos conflictivos necesitados de esclarecimiento y decisión. Finalmente, sobrevuela la incógnita, relevante, de la Europa a dos velocidades, es decir, la eventualidad de tratados particulares entre los estados más dispuestos a profundizar en la unión monetaria, fiscal y financiera, aparcando o ralentizando la integración de los restantes. Se trata de una situación compleja, de cuya solución depende en gran medida el futuro global de Europa y, en lo inmediato, el destino de millones de ciudadanos afectados por una crisis de dimensiones desconocidas para generaciones enteras. Una encrucijada realmente vital.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios