DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

¡Oh, Fabio!

Luis Sánchez-Moliní

lmolini@grupojoly.com

El reproche del profesor

Al parecer, defender al Rey y al juez Marchena es una "señal del deterioro de nuestra conciencia democrática"

Un profesor universitario nos dedicó el pasado viernes un tuit que no sabemos si interpretar como elogio o reproche. Juzguen ustedes: "Señal del deterioro de nuestra conciencia democrática es que columnistas normalmente razonables jaleen los excesos constitucionales del Rey y la parcialidad de un juez que permite o no preguntas según quién las haga y recorta el derecho de defensa. Si es contra los indepes, vale". Lo primero, agradecer lo de "normalmente razonable" y, en general, el tiempo dedicado por el académico a la redacción y difusión de su amable estocada. Que un escrito nuestro sea interpretado como una "señal de deterioro de nuestra conciencia democrática" es darle una importancia que nos infla como un pez globo, no merecemos tanto. Nosotros, sin embargo, consideramos que la avería de "nuestra conciencia democrática" se manifiesta más claramente en el hecho de que un sector de la Universidad y de nuestra izquierda intelectual considere un "exceso constitucional" (¿existe tal cosa?) que el Rey defienda la unidad de España en un discurso o que un juez como Supermarchena ejerza la autoridad de la que está investido para impedir que un juicio legítimo y democrático se convierta en una verbena indepe con las actuaciones estelares del payaso del procés y la filósofa de la Moleskine. ¿Qué se supone que tenían que hacer ambos barbados? ¿Aplaudir la proclamación de la República Independiente Catalana en el caso del Rey de España? ¿Permitir que dos piernas de asamblea, como diría un tanguero, le tomasen el pelo a todo un Tribunal Supremo, en el caso del Juez Marchena? Sinceramente, profesor, no entendemos su disgusto, a no ser que esté motivado por esos prejuicios ideológicos que, inevitablemente, todos tenemos.

No todo vale contra los indepes, claro que no. No valen, por ejemplo, el asesinato, el secuestro, la extorsión, las mafias policiales… Pero sí la dureza de la pluma cuando se trata de combatir a un independentismo que intentan presentarnos como democrático pese a su largo historial de barbaridades supremacistas, mentiras históricas e insultos al resto de la comunidad española. Pero todo eso, al parecer, da igual y la "señal del deterioro de nuestra conciencia democrática" es "jalear" al Monarca constitucional de España y a un juez de historial intachable. Quizás un poco excesivo, ¿no, profesor?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios