Tribuna libre

Pepe Marín

Flamencólogo

Televisión pública y privada

Los meses de confinamiento que hemos venido padeciendo -y que si Dios no lo remedia aún habremos de padecer-, me han servido, entre otras cosas, para dedicar tiempo a la lectura, un tema que me apasiona. En la actualidad y sin ánimo de presumir, he vuelto a enfrascarme en Don Quijote de la Mancha al tiempo que me retrotrae a mis años de escolarización en la Escuela de los Salesianos de Málaga ya que el maestro –de cuyo nombre no quiero acordarme- (algo bueno debió tener pero tan oculto que no lo recuerdo) nos dictaba de la genial obra de don Miguel de Cervantes), alternando con algún que otro comentario sobre un tema tan nuestro como el flamenco que Diario de Jerez tiene la gentileza de insertar en sus páginas, o preparando algún recital poético por si me quedara tiempo…

Pero como los días y los meses de enclaustramiento dan para tanto, de cuando en cuando me gusta echar un vistazo, por cambiar, a la nombrada 'caja tonta' con el afán de visionar alguna película, sin demasiadas exigencias; pero al parecer la televisión pública y privada –omito las locales por opinar que sus medios económicos son escasos y no pueden disponer de una parrilla competitiva aunque algunas lo intentan- no están por la labor y, al margen de la información sobre el maldito coronavirus, y las interminables intervenciones de quienes se dicen políticos –posiblemente cuando aprendan alguno logrará serlo-, ya sea la uno, la dos, la tres, la cuatro, la cinco, la seis y, en definitiva cuantas puedan pertenecer a la empresa pública –que pagamos todos- y la privada que publicitariamente va a lo suyo, todos son tiros, tiros y más tiros, asesinatos y sus correspondientes asesinos, persecuciones, detectives, inspectores, monstruos, o para darnos envidia imágenes de palacetes e islas privadas que no están al alcance de pensionistas, parados y autónomos. Cuando no concursos, concursos y más concursos, de imitadores, en 'pelotas' o mal vestidos, de relojes, de aparatos para fortalecer los glúteos y las ¿mentes?, en la actualidad una cadena emite cada tarde tres concursos uno tras otro, o los dedicados a la cocina y sus correspondientes peleas por 'estrellarse' sin que ninguno de ellos se pare en ponderar lo bueno que está un plato de papas fritas con huevo o unas exquisitas croquetas tan bien hechas, como suelen ser las de un bar jerezano que yo me sé.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios