De tifus, planes de choque y cerdos

No es nada nuevo: Jerez tiene más mierda que la jaula de un palomo con diarrea. A pesar del plan de choque, es mucho el trabajo y mucha la suciedad acumulada en todo este tiempo; y muchísimo el trabajo por hacer. La ciudad ha llegado a unos límites que nunca debieron permitirse, pero entre unos y otros la solución no llegaba, y ahora que parece que se encauza la situación, sigue habiendo quejas sobre la lentitud de esta suerte de 'Bienvenido, Mister Marshall' de la limpieza.

Pero no nos engañemos, una ciudad como la nuestra no va a aparecer como los chorros del oro de la noche a la mañana, y menos con la cantidad de mugre que acumula, y donde hay tramos de calle en las que, literalmente, no se ve el pavimento. Y de todas formas, pese a la intención del Ayuntamiento, la empresa y el esfuerzo de los trabajadores (lo de la bici con el armatoste delante parece de una película de Berlanga o Santiago Segura), de nada va a servir si continuamos (continúan, que yo en esto me excluyo, como muchos de ustedes) tirando papeles al suelo, dejando los parques y jardines echos una pocilga (aun teniendo las papeleras a tres metros) y dejando las mierdas de los perros por la la calle, convirtiendo algunos recorridos en un campo de minas.

No. No se hagan ilusiones, al menos yo no me las hago: Jerez puede mejorar algo su paupérrima situación (peor no podía estar), pero sin la colaboración ciudadana es complicado.

Espero que Jerez se empiece a parecer a una ciudad organizada y civilizada, y que por fin desaparezcan (o al menos limpien) los contenedores, sobre todo los de plásticos, porque cualquier día, tirando botellas y cumpliendo con el medio ambiente, vamos a contraer el tifus o la peste porcina.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios