SALGO de la Fundación Caballero Bonald de un debate que era sobre 'los nuevos caminos de la novela' y que realmente se convirtió en algo así como 'con tanta mierda de códigos, merovingios, tesoros de los incas y sábanas santas no hay sitio en las estanterías'. Que cada santo aguante su vela. De vuelta al periódico para escribir sobre este asunto me paro a tomar una cerveza fresquita en Chez Fili, que los congresos no sé que tienen que resecan el gaznate. De repente me doy cuenta de que la parroquia, en ese momento formada por gente relativamente mayor, está hablando sobre si Chaplin y los hermanos Marx han sido los mejores cómicos del cine. No entro en la conversación, pero mentalmente añado a Buster Keaton a la lista y me cargo casi todo lo de los hermanos Marx. Luego empiezan a hablar que si Chaplin era inglés, que si tenía una hija que estuvo casada con un director español, que cómo se llamaba... "¡Saura!", dice uno. Y "¡Saura, Saura!", dicen todos. Me acabo la cerveza y pienso: cualquiera tose a los viejos éstos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios